“El turco Julián” recuperaría su libertad por el 2×1 de la Corte

TORTURADOR DE L. TARTAGLIA

El represor se encuentra detenido desde 2010, en que lo condenaron a 25 años de prisión. Entre 1994 y 2001 estuvo en prisión preventiva, lo que lo habilita a solicitar el beneficio que la Corte concedió a otro torturador.
Uno de los primeros beneficiados con la aplicación del beneficio del “2×1” a represores condenados por delitos de lesa humanidad, sería Julio Héctor Simón, conocido como “Turco Julián” y uno de los torturadores de la desaparecida pampeana Lucía Tartaglia. Está condenado a 25 años de prisión pero estuvo siete años detenido con prisión preventiva.
La novedad fue publicada en la edición del viernes por el diario Clarín al dar cuenta de los ocho detenidos que están en condiciones de pedir la aplicación del 2×1 -que de concederse le significaría recuperar su libertad a la mayoría de ellos-. Los represores que reúnen todos los requisitos para acogerse ya al polémico fallo de la Corte son ocho, entre ellos el ex policía federal Julio Simón conocido por su nombre de guerra “el Turco Julián”, reveló Clarín en base a fuentes judiciales.
Otros tres detenidos no son tan conocidos como Simón. Uno se llama “Claudio Vallejos” -está en la cárcel- y los otros dos son “Gonzalez y Grosso” y gozan de arresto domiciliario. Los nombres de los otros cuatro no se conocen.
“Se estima que sus causas judiciales podrían encajar con una primera interpretación del cuestionado fallo que firmaron los jueces Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton el miércoles, con la disidencia de Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda”, detalló Clarín.
Simón actuó como represor y torturador en el centro clandestino El Olimpo durante la dictadura “y era una admirador del fascismo y el nazismo”, recordó el periódico. Fue condenado en 2010 a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, por lo que actualmente se encuentra detenido en prisión.
A “Julián” le podría corresponder el beneficio del 2×1 porque estuvo una prisión preventiva entre 1994 y 2001, periodo en que rigió la ley sancionada durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem para bajar la cantidad de presos en las cárceles. El cómputo de esos años bajo esta figura, le permitiría recuperar la libertad en breve.

Tartaglia.
El 22 de diciembre de 2010, el Tribunal Oral Federal 2 de Buenos Aires condenó a 16 de los 17 acusados por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura en tres centros clandestinos de detención de Capital Federal: Club Atlético, El Banco y El Olimpo. Fue la causa que tuvo como querellante a la familia de la santarroseña Lucía Tartaglia, desaparecida en 1979.
En 1977 Lucía Rosalinda Victoria Tartaglia estudiaba Derecho en La Plata. Desde fines de ese año, la familia perdió contacto con la joven, y datos recogidos con posterioridad permiten asegurar que en 1978 estuvo cautiva en El Olimpo, uno de los centros de operaciones de “Julián”.
Por allí pasaron 1500 personas de las cuales sólo 100 sobrevivieron, aportando valiosos datos para dar con la verdad de los años de plomo. Junto con otros testimonios se pudo cerrar el círculo sobre un tétrico eje conformado también por Club Atlético y El Banco.
En la sentencia de 2010, la Justicia federal envió a prisión perpetua al ex capitán del ejército Enrique Del Pino y el ex penitenciario Juan Carlos Avena. Al ex policía Julio Simón, alias “Turco Julián”, y otros acusados, les aplicó 25 años de prisión.
Todos escucharon las condenas desde la misma sala del subsuelo del edificio de los Tribunales Federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro. En las gradas de abajo, separados de los acusados por un vidrio, estuvieron familiares, víctimas y representantes de organismos de derechos humanos. Arriba, junto a los medios de prensa, se habilitó un espacio para los familiares de los enjuiciados. Y no faltaron las escenas de contraste al concluir la lectura, con aplausos y festejos de un lado mientras otro grupo de personas gritaba consignas pro-dictadura.

Lágrimas.
Aldo Tartaglia, hermano de Lucía, estuvo aquel día en Comodoro Py. Emocionado hasta las lágrimas, escuchó de boca del juez las 16 veces que nombró a su hermana, y lagrimeó durante las más de dos horas que duró la lectura del fallo.
A la salida del tribunal, Aldo se encontró con algunos compañeros de cautiverio de Lucía, entre ellos Graciela Trotta, una de las víctimas que aportó datos concretos sobre la presencia de la joven santarroseña en El Olimpo y de su embarazo.
La búsqueda del hijo que Lucía Tartaglia tuvo en cautiverio, continúa vigente al día de hoy.

Preocupación en Humanas por fallo y detenciones.
La Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam expresó su “más enérgico repudio” al fallo de la Corte Suprema que habilitó el beneficio del 2×1 para condenados por terrorismo de Estado, y su preocupación por el “retroceso en la vida democrática del país”.
En el marco del informe de presidencia de la quinta sesión ordinaria del Consejo Directivo, el decano de la Facultad de Ciencias Humanas, Sergio Maluendres, se refirió a los hechos que se vienen sucediendo en la provincia de La Pampa, donde miembros de las fuerzas de seguridad han protagonizado actos de detención ilegal y amedrentamiento contra miembros de la comunidad universitaria, en especial estudiantes. Estos hechos “recuerdan épocas pasadas de nuestro país, cuando la persecución llegó al extremo del terrorismo de Estado implementado por la última dictadura cívico militar”, sostuvo el decano.
En ese contexto, consejeros directivos por el claustro Estudiantes presentaron una iniciativa para que el decano ad referéndum del Consejo Directivo, declare de interés institucional al “Festival Anti represivo en defensa de la Educación Pública ” que se realizará el 12 de Mayos en la sede Santa Rosa de la Facultad. El festival es organizado por Agrupación Estudiantil Surcos, FEP (Frente Estudiantil Popular), Agrupación Estudiantil Nilda Masci y el CEFCHu (Centro de Estudiantes, sede Santa Rosa).

Repudio.
Por otra parte, la totalidad del Consejo Directivo de la Facultad manifestó por iniciativa de la consejera Silvia Siderac, representante de Humanas en el Programa Académico Institucional de Derechos Humanos de la UNLPam, el repudio al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que benefició a los represores genocidas, condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, con la aplicación del denominado régimen del “2×1”.
Este fallo “significa un agravio a la Memoria de las víctimas del terrorismo de Estado y un retroceso en la vida democrática del país; principalmente porque los crímenes de lesa humanidad, no admiten la posibilidad de amnistía, ni de indulto; es decir, son imprescriptibles”, consideró la Facultad. “Ello fue establecido por diversos tratados internacionales y por otros fallos de la propia Corte Suprema de Justicia”, acotó.
La Facultad de Ciencias Humanas, que en reiteradas oportunidades ha manifestado su adhesión al juicio y castigo a los responsables del terrorismo de Estado, expresó “su más enérgico repudio a la jurisprudencia que se sienta a partir de esta sentencia”.