El BHN aceptó a los nudopropietarios

REQUISITOS DEL DESARROLLO URBANISTICO DEL PROCREAR BICENTENARIO

En los últimos días llegaron buenas noticias para quienes habían sido favorecidos en el sorteo del Desarrollo Urbanístico del Procrear Bicentenario pero iban a ser excluidos por ser nudopropietarios. Este término identifica legalmente a las personas cuyos padres les donaron en vida una vivienda y por lo tanto son propietarios pero sin derecho a usufructuar el bien hasta el fallecimiento de sus progenitores.
A mediados del mes de junio, este diario informó que un grupo de beneficiarios del sorteo Procrear para el desarrollo urbanístico de Santa Rosa habían comenzado a reunirse para iniciar un reclamo, en principio, ante el Banco Hipotecario de esta capital. Tras la alegría inicial por haber salido sorteados para hacerse acreedores de una casa, habían sufrido la decepción de sus vidas al ser notificados de que iban a ser quitados del listado de ganadores porque figuraban como propietarios o copropietarios de la vivienda de sus padres.
La situación comenzó a revertirse en las últimas semanas cuando los más movilizados comenzaron a cosechar los frutos de sus reclamos. La decisión de las autoridades del Banco Hipotecario Nacional y de los responsables del crédito Procrear Bicentenario, financiado con fondos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), fue flexibilizar el criterio restrictivo y permitir que una parte de los nudopropietarios fueran admitidos.

En vida.
El criterio fue que accedieran aquellos que no tuvieran más del 50% de la casa paterna y materna donada en vida, siempre y cuando esa porción de la propiedad no superara los 305 mil pesos de valor fiscal. De ese modo, una buena parte de quienes reclamaron fueron readmitidos, mientras se comenzó a convocar a los suplentes necesarios para reemplazar a quienes quedaron afuera.
Por ese motivo, una gran parte de los excluidos del listado fue readmitido. Incluso algunos de ellos se notificaron en las últimas horas.
El argumento que esgrimieron en su momento los nudopropietarios para que no los excluyeran fue que no tenían vivienda propia, pues la casa que les figura como suya era la de sus padres, que decidieron realizar la sucesión en vida. Es decir, que no viven en ella sino que recién podrán usufructuar de la propiedad cuando sus padres mueran. Además, en la mayoría de los casos, no se trataba de hijos únicos, con lo cual, la propiedad era compartida con uno o más hermanos o hermanas.

Otras líneas.
A su vez, el grupo explicó que la nudo-propiedad no fue impedimento en el resto de las líneas de crédito Procrear, como las de construcción con o sin terreno. Incluso algunos habían recordado que la propia gerencia local del Banco Hipotecario, durante una reunión realizada en el Parque Don Tomás en el mes de marzo, había informado a quienes habían planteado esa duda, que la nudo-propiedad no sería un impedimento para recibir el crédito de la línea Desarrollo Urbanístico.