El boleto de transporte urbano subió 63% en 18 meses

El boleto del servicio de colectivos urbanos de esta capital aumentó un 63 por ciento durante el último año y medio, desde que la empresa Autobuses Santa Fe llegó a Santa Rosa para hacerse cargo de la prestación, tras la salida del Grupo Plaza. La oposición cuestiona estos incrementos y advierte que se perjudica a los usuarios.
"Es cierto que puede haber aumentos normales en período de inflación, de variación de salarios, combustibles, pero no se puede castigar a la gente a favor de la empresa, hay que encontrar un equilibrio entre la calidad del servicio y un precio razonable", comentó el concejal radical Marcos Cuelle.
Manifestó que en un año y medio, el boleto "subió un 63 por ciento, a lo que se suma que veníamos de un boleto de 2,50 pesos y hoy estamos en 6,77, y si tenemos en cuenta el valor de 2,50 que tenía antes de irse Plaza, el aumento es del 170 por ciento. Pero si se considera que los peritos judiciales dijeron que el valor es 2,25, en coincidencia con lo que decíamos nosotros, la variación total seria del 200 por ciento". El Frepam fue a la Justicia por supuestas irregularidades en el aumento del boleto en 2012.

Castigo.
En este sentido, Cuelle dijo que "lo grave es que la mayoría parlamentaria del Concejo votó una polinómica sin reparos, que atenta contra el bolsillo de los trabajadores, porque el factor variación de kilómetros recorridos tiene que estar dentro de la ecuación general y no afuera como sucede, debe ser considerada junto a otros costos, sino se castiga al usuario, porque se eleva el número total de aumento".
"Esa forma de calcular el valor del boleto la hizo la empresa y la municipalidad la metió dentro del pliego directamente porque sino se quedaba sin oferente del servicio de colectivos, las reglas del juego creo que se armaron en base a lo que pidió Autobuses, ni siquiera se evaluó la posibilidad de una empresa estatal o una cooperativa de trabajadores", agregó a LA ARENA.
Cabe destacar que la empresa Autobuses Santa Fe, además de los beneficios por los incrementos en el valor del boleto, también cuenta con subsidios del gobierno nacional que destina el Ministerio de Interior y Transporte a la firma privada. Estos subsidios, para pagar la totalidad del salario de los empleados y el combustible, se mantienen en alrededor de 1.500.000 pesos mensuales.

Oportunidad.
Además, Cuelle acusó al intendente Luis Larrañaga de no preocuparse por los vecinos de Santa Rosa que utilizan el servicio de micros urbanos y aseguró que "es una metodología, y una concepción ideológica de quienes tienen en sus venas los años noventa del menemismo, porque no hay otra explicación".
"Con el Emshu se demostró que el Estado puede ser eficiente en la prestación de un servicio de este tipo con un precio acorde a la realidad de los usuarios, se podría haber hecho una cooperativa de trabajadores porque los choferes son los mismos que tienen el conocimiento y hoy están en Autobuses, se dejó pasar una gran oportunidad", añadió el edil.

Peligro.
El presidente del bloque del Frepam, además, señaló que estos aumentos del boleto de micros son "peligrosos" porque "también llega un momento donde algunos usuarios, empiezan a pensar en la posibilidad de comprarse un medio de movilidad propio, como una moto, o seguir en el transporte público, cuando al Estado le conviene que la gente use los micros para no ampliar la cantidad de vehículos que circulan en el casco céntrico, que termina generando problemas en el tránsito", como sucede en la actualidad.
La empresa Autobuses Santa Fe comenzó a prestar el servicio en la ciudad en agosto de 2013 después de distintos reclamos de los usuarios, que terminaron con la salida de la firma de los hermanos Cirigliano, quienes construyeron con el Grupo Plaza uno de los grupos empresariales más poderosos del país.