El comisario Fabián Cortés asumió en Toxicomanía

El comisario mayor Fabián Cortés asumió ayer en esta capital la jefatura de la Coordinación Operativa de Lucha contra el Narcotráfico de la Policía de La Pampa, donde será acompañado por comisario inspector Darío Seisdedos, y en reemplazo de Roberto Castro, quien fue designado para la Unidad Regional IV de 25 de Mayo.
El acto de asunción fue encabezado por el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, junto al jefe de Policía, Roberto Ayala; el subjefe Héctor Lara y el director general del área de Lucha contra el Narcotráfico, Luis Correa, entre otras autoridades de la fuerza de seguridad provincial y un grupo de efectivos de Toxicomanía.
Tierno, que terminó el acto y se fue rápidamente a una oficina sin cruzarse con la prensa que lo esperaba para consultarle sobre los apremios ilegales denunciados por Alfredo García, dijo que el gobernador Carlos Verna pretende "optimizar el trabajo que se vino haciendo hasta ahora, porque el flagelo del narcotráfico es una gran preocupación de la sociedad, y se ha constituido una subsecretaría para abordar desde la prevención y la represión al narcotráfico".
Manifestó que en la reunión del Consejo de Seguridad Interior se acordó declarar la emergencia de seguridad pública y "empezar a trabajar de otra forma con la inteligencia criminal; no podemos perseguir a narcotraficantes con limitaciones, por lo que es crucial compartir la información entre las provincias y las fuerzas de seguridad".
Por otro lado, comentó que el INVAP destinará radares a la frontera norte para hacer controles en forma continua por disposición del gobierno nacional y que además, aviones Pucará de la Fuerza Aérea harán tareas de vigilancia del espacio aéreo argentino, en una zona "caliente y de ingreso de todo tipo de drogas".

Alcoholismo.
El funcionario también se mostró preocupado por el consumo de alcohol en La Pampa que es "la droga de inicio y de mayor consumo en todo el país, de niños y jóvenes, y es lo que necesita el narcotráfico para proponer otro consumo y esto por más que sea naturalizado por algún adulto, pone de manifiesto la desatención en los chicos".
"El personal policial también tiene que tomar las medidas necesarias para ese tipo de consumo, no solo por el daño que genera a la salud sino también por las consecuencias de violencia que provoca el abuso", manifestó Tierno, agregando que "la prevención es fundamental ante el consumo indiscriminado de menores".
Advirtió que son adultos los que suministran alcohol a los chicos en "las previas o posbajadas" y dentro del ámbito familiar, remarcando que "los jóvenes están dispuestos ante las medidas de prevención, aunque puedan generar incomodidad ante un lamentable acostumbramiento previo".
"Si un comerciante entrega alcohol a los niños y lo sigue haciendo, lo relaciono con un esquema de narcotráfico. Vamos a potenciar las planificaciones, hay que optimizar los conocimientos para acceder a niveles de inteligencia, y trabajar todos movimientos económicos que impliquen una actividad sospechosa".

"Libertad".
Tierno afirmó además que "un adulto que entrega alcohol a un menor es un colaboracionista del narcotráfico y así nos vamos a desenvolver" y remarcó al personal que "van a trabajar con toda la libertad en términos de un mejor servicio".
"Hemos designado a las personas más capacitadas en la conducción del personal policial, por el liderazgo y respeto y de esa manera el personal puede trabajar bien, siendo respaldado, pero el que no, no va a tener nuestro apoyo y dejará de ser policía", añadió.
Remarcó que el gobernador Verna decidió la compra de más escaners y destacó que "el personal de Toxicomanía tiene que trabajar coordinando con el Area de Narcotráfico y si hay una dudad entre sus integrantes, produciremos el apartamento, son medidas que forman parte de una política de Estado".
Por otro lado, Tierno también disparó contra el Poder Judicial y pidió aunar criterios sobre las investigaciones vinculadas al narcotráfico. "Si esto es una política de Estado, hay que actuar en conjunto, y le pido al personal trabajar con la convicción que los vamos a apoyar en sus tareas", explicó.

"Un problema instalado"
El nuevo jefe de Toxicomanía, Fabián Cortés, aseguró ayer que la droga "ya está instalada" en la provincia, que a su entender dejó de ser un lugar "de paso", y remarcó la necesidad de "reforzar" en su gestión la seguridad y el control en los puestos camineros con mayor tecnología.
"Estamos ante un enemigo declarado como es el narcotráfico y nuestra función va a ser coordinar los trabajos con las divisiones de Toxicomanía de toda la provincia, ver cómo actúan los equipos, las necesidades, vamos a reforzar lo que sea necesario", manifestó.
Después de su asunción, Cortés destacó el acompañamiento del director del área de Lucha contra el Narcotráfico, Luis Correa, que "es un aporte importante para nosotros, porque nos va a permitir estar en contacto en forma permanente para trabajar contra este flagelo".
Siguiendo en ese sentido, agregó que "La Pampa ya no es una provincia de paso, porque tenemos instalado el problema en la provincia, no en producción" y aseguró que "hay que reforzar en la cuestión tecnológica, y contamos con un grupo humano que está trabajando hace mucho en el área".
"Vamos a reforzar los puestos camineros con escanes, cámaras, y también es importante desde el Ministerio de Seguridad fortalecer las relaciones con otras provincias para poder intercambiar información".