El frigorífico Toay, casi listo

Expectativa y contenida alegría tienen los operarios que ven como avanzan las tareas en la planta toayense. En febrero medio centenar volverá a la actividad que ya lleva más de un año interrumpida.
El Frigorífico Toay reabrirá sus puertas en la primera quincena de febrero, y en una primera etapa tomará a un medio centenar de operarios para comenzar una faena que se aguarda en el inicio sea de unos 3.500 animales. Los empresarios que se hicieron cargo de la planta que era de Francisco Gil lleva invertido en poco más de 10 semanas de trabajos de reacondicionamiento de la planta más de $ 1.500.000.
Angel Buetti, socio de Indeco S.A. -Industrias Ecológicas-, y Héctor Atencio, gerente de operaciones, le explicaron a LA ARENA cuáles fueron las tareas que llevaron adelante para poner en condiciones una planta que se encontraba muy deteriorada, por falta de mantenimiento y porque por varios años estuvo improductiva.
Desde la "reconstrucción" de la caldera, pasando al sector de corrales, hasta la playa de faena y las cámaras frigoríficas, fueron objeto de los trabajos a que se vieron obligados los Buetti que se encontraron con un estado de obsolescencia lamentable.
Ayer por la tarde, Buetti y Atencio, acompañados por algunos operarios, mostraron las tareas que realizaron, que incluyeron hasta los piletones para el tratamiento del agua que se utilizará en la planta. Un enorme movimiento de suelos, la conexión entre piletas, y el cambio de todo lo que estaba en mal estado -que era mucho- obligó a un enorme esfuerzo para el que se dispuso de más de un millón y medio de pesos.
Se está a la espera de los papeles que debe disponer la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), y Senasa, y también en los últimos trabajos para que al fin el frigorífico quede operable, en principio para faenar unos 3.500 animales, de seis usuarios que ya comprometieron acercar sus animales, y que hoy operan con frigoríficos de fuera de la provincia, como es el caso de Pehuajó.

3.500 animales.
"La idea es empezar con una vaca -largó el chiste Atencio-, pero sí, tener unos 3.500 animales en principio para después en pleno trabajo llegar a unos 6.000". Buetti indicó que el día 13 de enero comenzará un curso de "buenas prácticas" para los trabajadores -están inscriptos unos 50- y vamos a ir tomando el personal a medida que avancemos con la faena". Expresó que ya se le pagó al personal la primera cuota comprometida de la deuda que Gil mantenía con ellos, pero que "es esencial que comience a trabajar" para que el emprendimiento deje de tener sólo costos como sucede hoy en día.
Cabe recordar que en primera instancia los empresarios -propietarios de Avícola Centro- habían solicitado que el Gobierno provincial habilitara un crédito a través del Banco de La Pampa, pero después de algunos contratiempos decidieron iniciar los trabajos necesarios bajo su cuenta y riesgo. "La Provincia no nos dio un peso", ratificó Buetti, aunque admitió que "notó interés porque vinieron algunos funcionarios a ver qué estabamos haciendo, y también el ministro Ferrán se interesó por ver cómo se podía implementar aquí el Plan de Activación Porcina", acotó.

Más tecnología.
Con la tecnología que se incorporó a la planta se podrá mejorar y llevar la faena de 30-35 animales por hora que se mataban en la anterior etapa a 75 en el futuro, con lo que naturalmente se mejoraría y mucho la producción.
Atencio -quien antes se desempeñaba en Carnes Pampeanas- señaló que "lamentablemente todo estaba muy caído, muy descuidado y hemos tenido que trabajar mucho poniendo muchas cosas nuevas para dejar la planta en condiciones. No había ningún tipo de mantenimiento, y eso hasta resultaba peligroso para los operarios", explicó.
Por su parte los trabajadores que junto al empresario y al gerente que recorrían el lugar, no dejaban de expresar su satisfacción. "Esta gente demostró seriedad desde el principio, este lugar no tiene nada que ver con lo que era hace dos meses y ojalá les vaya muy bien. Es lo que merecen por el esfuerzo que están haciendo y lo que queremos nosotros, que vemos cómo se va recuperando nuestra fuente de trabajo", dijo Carlos Villegas, delegado de los trabajadores y uno de los que más trabajó para conseguir que el Frigorífico Toay siga funcionando.
Si todo va bien en pocas semanas el lugar recobrará su mejor fisonomía.