El gobernador designó al reemplazante de Varela

JORGE GIMENEZ

Jorge Giménez asumirá como ministro de Obras Públicas el lunes. Fue funcionario en la intervención de Santa Rosa. Tiene perfil técnico y no tendría la mochila del Megaestadio que llevó a la renuncia de Varela, ya que el gobierno ya tiene decidido rescindir el contrato con Inarco.
El gobernador Oscar Jorge designó ayer al mediodía al ingeniero Jorge Alberto Giménez como nuevo ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia. La asunción formal será el próximo lunes al mediodía en Casa de Gobierno.
El momento para la designación de Giménez no es casual: se produce después de que el gobierno decidiera rescindir el contrato con la empresa constructora Inarco SA, que no pudo terminar el Megaestadio de Santa Rosa.
Precisamente, el gobernador Jorge decidió anteayer el levantamiento de la paralización y suspensión del plazo contractual y el inmediato reinicio de los trabajos de la obra, que por la paralización se llevó puesto al ex ministro Jorge Varela.
La construcción del Polideportivo Ciudad de Santa Rosa, iniciado en el año 2008 durante la gestión del senador y precandidato a gobernador por la Plural, Carlos Verna, obligó a Varela a renunciar para evitar el juicio político.
Según cuentan en Casa de Gobierno, Giménez es un hombre con perfil técnico y con una vasta experiencia en la función pública. Ocupó la Secretaría de Obras Públicas en la intervención de Santa Rosa, comandada por Gustavo Fernández Mendía.
Tiene 56 años y es funcionario de carrera en la administración pública. Nació en Catamarca y llegó a La Pampa en 1983 para trabajar como ingeniero en Casa de Piedra y es recibido de la Universidad Tecnológica Nacional (UTE) en Mendoza. Es afiliado peronista.
Además, fue gerente técnico del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (IPAV), integró el Consejo de Obras Públicas de La Pampa, trabajó para la Administración Provincial del Agua (APA) y se desempeña actualmente como asistente técnico en el Ente Nacional Regulador del Gas.
El nuevo hombre del gabinete jorgista es esposo de la actual subsecretaria de Política Social del Ministerio de Bienestar Social de la provincia, Patricia Asquini.

Disputa.
Giménez asume en medio de una fuerte disputa de Jorge con el vernismo por la cuestión política en la que también se involucra la obra del Megaestadio. Es más, en algún momento, el sector aliado al senador que inició la obra, deslizó la posibilidad de ir contra el ministro Coordinador de Gabinete, Ariel Rauschenberger, quien quedó al mando de Obras Públicas con la salida de Varela.
El gobierno dispuso a través del decreto 37/15, el levantamiento “de la paralización y suspensión del plazo contractual e inmediato reinicio de los trabajos de la obra del Megaestadio, acercando la posibilidad de rescindir el contrato con Inarco y convocar a nueva licitación.
Se supone que el lógico incumplimiento de Inarco de montar el techo en tan escaso tiempo llevará a la rescisión del contrato en forma indefectible, salvo que se intente una nueva ampliación de los plazos de ejecución de la obra, aunque sería ilógico. En rigor, la empresa solo contaba con 24 horas para terminar el estadio.
Anoche, fuentes del gabinete jorgista aseguraron que la provincia ya tiene decidida la rescisión del contrato con Inarco.

La FIA pide un informe.
La Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), a cargo de Juan Carlos Carola, solicitó por resolución a la Cámara de Diputados la documentación presentada por el gobierno, vinculada al estado de situación administrativa de la obra del Megaestadio de esta capital.
Se trata de una nota donde el ministro Ariel Rauschenberger, informó que no queda otro camino que llevar adelante, en forma inmediata, los trámites administrativos pertinentes para disponer que Inarco continúe con los trabajos necesarios para la finalización de la obra, según informó LA ARENA en su momento.
La obra había sido paralizada en 2010 cuando le quedaba a la firma un día de los 420 previstos por la ley provincial 2516 para terminar la megaobra. Inarco SA no podía continuar la construcción ya que debía cambiar el techado. Ahora, ese plazo habría vencido.