El gobierno les ofreció lo mismo que a Utelpa

Desde la Mesa Intersindical advirtieron que se profundizará el conflicto si no atiende el reclamo de los gremios estatales. Ayer los gremialistas intentaron, en vano, que se reabriera la paritaria y sólo fueron informados por una nota cursada desde el Ejecutivo que se les ofrece lo mismo que a los docentes.
Después de entrevistarse con el ministro coordinador, Ariel Rauschenberger, los dirigentes de la Intersindical llegaron a la Legislatura y fueron atendidos, en un cuarto intermedio, por los jefes de bloque, a los que volvieron a pedirles que intercedan ante el gobierno para que se reabran las paritarias.
Una delegación de la Intersindical fue recibida ayer, poco después del mediodía, por Rauschenberger. Por espacio de media hora los sindicalistas recibieron la confirmación de la propuesta oficial similar a la realizada en la paritaria docente, de la que habían tomado conocimiento minutos antes del encuentro mediante una nota cursada por el Ejecutivo.

Con Rauschenberger y en la Cámara.
Luego de esperar en el segundo piso de la Casa de Gobierno ser recibidos por el gobernador Oscar Mario Jorge para instarlo a reabrir el diálogo institucional, la comitiva de la Intersindical fue informada que el mandatario no se encontraba en el Centro Cívico. A esa hora participaba en Toay de los actos por el Día del Ejército.
A las 12.30, un agente policial de custodia se encargó de informarle a los sindicalistas que el ministro coordinador los recibiría.
Los gremialistas fueron hasta la Cámara de Diputados y reiteraron el pedido de hace 15 días para que los legisladores intercedan y consigan que el gobierno reabra las paritarias. Todos los bloques asumieron ese compromiso.
Ricardo Araujo dijo que la respuesta a lo que ahora ofrecería el gobierno quieren “darla en la paritaria, y no que de nuestra respuesta dependa su apertura”, dejó en claro el secretario general de ATE. Agregó que Rauschenberger le dijo que “todo queda condicionado a lo que diga el gobernador; no se habló de ningún plazo”.

Cuidado con reprimir.
Araujo también hizo referencia a lo que entiende es un excesivo número de agentes policiales que el gobierno ubica en torno al Centro Cívico, cada vez que hay protesta de los estatales. Advirtió que “ya hubo algunos forcejeos”, y que no quieren que las cosas lleguen a mayores, y pidió que las autoridades no caigan en la represión para impedir los reclamos de los trabajadores.
Hoy por la mañana se reunirá la Intersindical y si para entonces no hay una convocatoria del gobierno a negociar, es probable que se defina la profundización del plan de lucha y un eventual paro de 72 horas.