El jorgismo lanzó a Bruna con una multitud

HUBO DARDOS CONTRA VERNA Y UNA FUERTE DEFENSA DE LA PRESIDENTA

El acto en el club Estudiantes tuvo cientos de banderas, bombos y mucha liturgia peronista matizada con los nuevos tiempos: pantalla de led gigante, luces, globos y papelitos de colores en el final.
La interna del Partido Justicialista pampeano tuvo su bautismo de fuego a la hora de empezar a medir fuerzas. Compromiso Peronista, la línea que lidera el gobernador Oscar Jorge, lanzó anoche ante una multitud la precandidatura de Fabián Bruna y en el acto del club Estudiantes no faltaron dardos para el principal adversario del 5 de julio: Carlos Verna.
El gimnasio de la calle Moreno lució repleto. Militantes llegados desde distintas localidades de la provincia se sumaron a las agrupaciones que fueron mayoría: las que están enroladas dentro del kirchnerismo. En ese marco también se hicieron notar los sindicatos que acompañan al gobernador y los más de 30 intendentes que se subieron al palco de grandes dimensiones que se armó de espaldas a la calle Alem.
Fue Jorge el encargado de abrir el discurso para luego dejarle lugar a Bruna. Y ambos coincidieron en la mayoría de los puntos: resaltar la gestión de gobierno en los últimos siete años, agradecer a la presidenta Cristina Fernández y criticar al vernismo. Ambos también destacaron el juicio que se le inició a Mendoza por el corte del río Atuel.
"Nosotros apoyamos a este gobierno porque nos dio diez años de transformación, de bienestar para todo el pueblo, y no somos como algunos dirigentes que primero fueron atados a la pollera de Cristina para llegar a un cargo público y después se pusieron en contra", fustigó Jorge, que empezó a hablar 20.45 y terminó 25 minutos después.
El evento comenzó cerca de las 20 con música en vivo: Fernando Pereyra y su banda hicieron covers de temas conocidos de cumbia. Luego se proyectó un video y comenzaron las palabras del mandatario. Sobre el final de su alocución desde las tribunas bajó el cántico: "Se siente se siente, Ningo intendente", en clara referencia a la posibilidad de que el actual mandatario se postule para ocupar el cargo de jefe comunal en Santa Rosa.

"Apriete".
El acto tuvo cientos de banderas, bombos y mucha liturgia peronista matizada con los nuevos tiempos: pantalla de led gigante, luces, globos y papelitos de colores en el final. Los organizadores estimaron cerca de dos mil personas, lo cierto es que el estadio estuvo lleno (no en su máxima capacidad porque en el piso quedaba lugar) y para Compromiso Peronista fue una demostración de fuerza, justo días después que Verna suspendiera su lanzamiento en el Fortín Roca.
"Nosotros somos los que defendemos el proyecto nacional, en cambio ellos son los que lo combaten y lo difaman. Contra eso nos enfrentaremos el 5 de julio, son dos modelos, uno el de gobernar en equipo y con gente joven y el otro el de los personalismos. Nosotros vamos por el diálogo y la discusión, pero ellos vienen de la cultura de la extorsión, del empujón y del apriete", disparó Bruna en uno de los momentos más álgidos de su discurso y sin identificar a quién se refería aunque estaba claro que apuntaba a Verna y Rubén Marín, que apoya la precandidatura del actual senador piquense.

Petróleo.
Primero Jorge y después Bruna se detuvieron varios minutos en pasar una factura que aún está caliente en el interior del gobierno: la renegociación de los contratos petroleros. El mandatario recordó que los diputados le negaron la posibilidad de cobrar un bono "que le hubiese dejado a nuestro próximo gobernador, Fabián Bruna, 800 millones de pesos para gestionar la provincia".
Bruna, a su turno, hizo alusión a que lo votado por los legisladores se asemeja "a un plan de mini cuotas" que ofrece un conocida casa de electrodomésticos. "Le dieron el contrato a pagar a diez años, hicieron un plan de ahorros con nuestros sueños. Y eso lo tenemos que discutir, es algo que no podemos permitir porque está el futuro de nuestros hijos y de todos los pampeanos", aseveró.
En el final, cerca de las 22, Bruna prometió dejar "hasta la última gota de energía" en la campaña para derrotar a Verna y llegar como el candidato a gobernador del PJ.