El marinismo tras la caja de planes sociales

El clientelismo es una práctica que muchos dicen desdeñar, pero a la que se apela en forma permanente. El vernismo puja con el marinismo por programas que llegarían desde Nación.
Aunque desde el marinismo niegan una vinculación directa entre la información y la realidad, lo cierto es que las buenas migas que Rubén Hugo Marín mantiene con el ex presidente Néstor Kirchner, podrían estar posibilitando que el ex gobernador se vaya reposicionando en la provincia con vistas a competir en todos los frentes en que se abran instancias electorales en el año que se inicia.
El senador y sus huestes están decididos a competir tanto dentro del partido como en cualquier otra instancia con la que hoy aparece como la línea mayoritaria del justicialismo lugareño, la Plural. Es que el anuncio que se instalarán agencias del ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cuyo frente está Alicia Kirchner -la hermana del ex presidente-, ya comenzó a despertar todo tipo de suspicacias.
Mientras en Convergencia se frotan las manos ante la posibilidad de conseguir importantes fondos para su tarea proselitista; desde el vernismo ya se estaría pensando en cómo desactivar esa posibilidad de que el marinismo empiece a rearmarse. Delegaciones de Pami, Ansés y alguna otra repartición, pondrían en marcha programas “especiales” en localidades que se adoptarán como base entre las que se cuentan la mismísima capital provincial y General Pico. Aunque analizando con que en las dos ciudades más importantes podría haber algún tipo de problemas, las baterías se apuntan a otras localidades importantes, como Eduardo Castex, General Acha -considerando que influye en una amplia zona del sur provincial-, 25 de Mayo y Rancul.

¿Una coincidencia?
Ayer una fuente del marinismo que pidió no ser identificada, de estrecha relación con el líder de la línea, admitió que son gestiones que hizo el senador “pero ya hace bastante tiempo. Lo que pasa es que ahora como parece que se va a concretar, y como es un año electoral, empiezan a especular con que tiene que ver”.
En realidad la ingenuidad no puede llegar a tanto como para suponer que nada tiene que ver una cosa con la otra. Al no disponer Marín de la “caja” como en los buenos viejos tiempos de Convergencia, la situación de cara a cualquier elección se le complica, con lo que esto le vendría como anillo al dedo de concretarse en los próximos meses.
De todos modos no representa una novedad. Ya supo pasar en tiempos del alfonsinismo, cuando programas nacionales desembarcaban en todas las provincias del país -recordar el PAN-, y el propio vernismo supo de maniobras parecidas cuando instaló en algunos barrios de la ciudad algunas agencias que tenían que ver con Bienestar Social, cuando el intendente era Néstor Alcala, afín al marinismo.
Métodos antiguos y conocidos: bajar con programas con la excusa que no se aplican en una determinada provincia y hacer política desde allí.

El “amigo” de Kirchner.
“De todos modos el único que puede hablar con Néstor Kirchner es ‘el Flaco’, no hay otro”, casi se ufanó la misma fuente que expresó que hoy el jefe del peronismo en el país es precisamente el ex presidente. De paso dejó en claro que no alcanza con la buena relación “institucional” que Oscar Mario Jorge dice mantener con la presidenta Cristina Fernández; y que el vernismo no tiene referentes en el gobierno nacional.
En Convergencia creen que desde esos programas podrán empezar a dar batalla, porque dicen estar “sorprendidos” por el acto realizado hace algunos días en General Pico. “Había referentes no habituales que fueron los que armaron todo en Pico, y creemos que eso responde a la necesidad de encontrar un espacio que no tiene que ver con la Plural”, se entusiasmó el marinista que habló con LA ARENA. “Va a ser un año de mucho trabajo, y por lo pronto nosotros tenemos previsto arrancar el 28 de febrero próximo con una reunión de técnicos y profesionales en el Recreo Mercantil”, recordó en el final.