El TIP confirmó sentencia

LOS GANORA SIGUEN DETENIDOS

El Tribunal de Impugnación Penal de la Provincia de La Pampa, integrado por los jueces Carlos Flores y Filinto Rebechi, rechazó ayer el pedido de impugnación presentado por la defensora general Cristina Paula Albornoz, a cargo de las defensas de Kevin Xavier Gómez Ganora y Jonathan Ganora.
Los primos, que seguirá detenidos, fueron condenados por el juez Carlos Alberto Mattei a cuatro años y tres meses y cuatro años y ocho meses de prisión, respectivamente, por ser declarados autores materiales y penales de los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego con aptitud para el disparo en grado de tentativa y portación de arma de guerra sin la debida autorización.
En su pedido de nulidad, Albornoz entendió que durante el proceso de investigación hubo “errónea aplicación de la ley sustantiva”, “inobservancia de las normas procesales” y “errónea valoración de la prueba”.
Sin embargo, el TIP consideraron que “los imputados utilizaron un arma de fuego para efectivizar el hecho imputado” y “quienes ingresan al interior de una vivienda y consiguen amenazar a sus propietarios y llevarse dinero, es indudable que actuaron en la ocasión con algún elemento para atemorizar a las víctimas”. A su vez, señalaron que “el revólver se encontró en el lugar del hecho”.
Asimismo, en su sentencia, dispusieron colocar a los detenidos a disposición exclusiva de la Audiencia de Juicio de la Primera Circunscripción Judicial.

El hecho.
El caso ocurrió el 26 de julio pasado poco después de la medianoche, cuando Gómez y Ganora, según indicó la sentencia, patearon y forzaron la puerta de una casa situada en la calle 2 de Abril al 2.680, en el barrio Villa Germinal.
Gómez ingresó armado y le pasó luego el revólver a Ganora. Una vez en el interior, redujeron a Eduardo Sibón y Norma Barneix y dos menores de edad. Golpearon al propietario y le reclamaron la entrega del dinero que tuviera. Luego lo encerraron en el baño y lo ataron. Los asaltantes tomaron el dinero que tenía la mujer y en ese momento, Barneix logró comunicarse con un familiar que escuchó la situación. Cuando llegó la policía los agarró In fraganti.