Empleados de confitería se consideran despedidos

INCIERTO FUTURO DE "LA RECOVA"

Cada vez aparece como más lejana la posibilidad de que haya un acuerdo entre las partes en disputa por la propiedad del inmueble que ocupa el café-restaurante “La Recova”, en pleno centro de la capital pampeana. Por ende, la reapertura del local es una posibilidad muy remota.
Clausurado el 14 de abril por la comuna, por la falta de la habilitación comercial, en el medio hubo un intento del Concejo Deliberante de buscar una fórmula salomónica que permitiera reabrirlo y recuperar los puestos de trabajo del comercio en cuestión, dándole tiempo a Antonio Corredera, quien explota el comercio, para que destrabe la cuestión devenida por un planteo legal sobre su propiedad, pleito que llevan adelante familiares de Angel Ortiz.
El intendente Leandro Altolaguirre vetó la ordenanza en ese sentido aprobada por unanimidad y ahora, el cuerpo deliberativo tiene tiempo hasta el 29 de julio para insistir con el texto original o adecuarlo.
En tanto, fuentes gremiales dieron cuenta que al menos cinco de los siete empleados “en blanco” de la confitería (hay una decena más de trabajadores que no estarían en regla) enviaron a quien era su contratante, Corredera, los telegramas donde lo notifican de que ante el no pago de los salarios de mayo y junio, se consideran despedidos.
Los propios damnificados, que sólo cobraron una cuarta parte del sueldo de abril, el mes de la clausura, corroboraron el envío de los telegramas y adujeron estar “cansados” de una situación que no tiene visos de solución si se insiste con la discusión de la propiedad del inmueble, que la justicia dictaminó a favor de Ortiz.
Indicaron que una heredera del dueño del inmueble les expresó su voluntad e continuar con la empresa retomando a todo su personal, pero que ello se iba a dar cuando se destrabar a la cuestión de fondo en torno a la titularidad del inmueble y, por ende, quién está autorizado para pedir la habilitación comercial.

Compartir