En 2017, IPAV construirá 2.000 nuevas viviendas

PRESUPUESTO

Juan José Reyes – Vivienda finalizará el año que viene las casas del programa Techo Digno y Plan 6000. Además, tiene a la firma un convenio con Nación para ejecutar otro programa, Plan Vivienda. Estiman que los nuevos núcleos habitacionales pasarán de los 49 metros cuadrados actuales a 63.
El proyecto de Ley de Presupuesto 2017, a horas de presentarse, da cuenta de que el Programa de Construcción de Viviendas “Techo Digno” del IPAV prevé finalizar 1.610 viviendas ya iniciadas y 46 del viejo Plan 6000 en ejecución e infraestructura nueva para 300 más. Además, el organismo tiene a la firma un nuevo convenio con Nación para ejecutar 2.000 unidades en el marco del Programa “Plan Vivienda” a licitarse con red domiciliaria de servicios luz, agua potable, desagües pluviales, cordón cuneta, alumbrado público y nexos complementarios.

Enorme demanda.
Lamentablemente la cifra de núcleos habitacionales a construirse el próximo año parece insignificante debido a que la demanda según el Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (IPAV) en toda La Pampa es de 12.300 unidades (4.123 en Santa Rosa; 2.198 en Pico y 5.879 en el resto de la provincia). De aquellas cifras se sabe que el 52% son de parejas con al menos un pequeño en el hogar; el 33,9% con dos hijos o más y el 14,2% restante es de parejas solas.
Otros dos temas prioritarios para el IPAV son, primero, los estudios de factibilidad de tierras que permitan a futuro la implantación de nuevos conjuntos habitacionales, donde para ello deberán adquirirse parcelas que cumplan con los requerimientos urbanísticos. Además aseguran que continuarán con la “exitosa” Operatoria de Asistencia Financiera Individual (OAFI), a través de préstamos para construir, refaccionar o ampliarla cuando la vivienda es única la cual treparía hasta casi los 30 millones de pesos.

Soluciones habitacionales.
Más allá de la culminación de las infraestructuras con posterior entrega antes del primer trimestre de 2017 de 1.610 unidades todavía en ejecución y que pertenecen a este año calendario hay otras 300 que quedaron retrasadas en su construcción y que vienen desde el 2015 y finalmente medio centenar más del antiguo Plan 6000, la vara actual del IPAV apunta más alto. Prometen que bajo un nuevo convenio con Nación (se firmaría en pocos días) habrá dos mil viviendas más para construir y asistir a más de 40 localidades de la provincia.
Al igual que en años anteriores se continuará con distintas operatorias bajo la modalidad conjunta de la Provincia y las comunas donde ya está previsto la financiación fijada por la Ley de Descentralización y la ejecución de viviendas bajo la modalidad “Provincia y Municipios” para adjudicatarios particulares y Viviendas de Servicio para cobertura a los prestadores provinciales de Educación, Salud o Seguridad.

Otros programas.
Estarán en el presupuesto los 26.828.452 pesos para el “Mejoramiento Barrial” (BID 3458); 10.972.306 para el “Mejoramiento Barrial” (BID 2662); 60.655.306 del “Habitat Nación”; 54.206.803 del Plan de Regularización dominial de tierras; 291.915.052 para viviendas y desarrollo urbano y 270 millones de pesos desde el Fondo Nacional de la Vivienda (Fonavi). En el presupuesto figurarán también 175 millones del Plan Techo Digno del IPAV; 124 millones para la compra de terrenos; 29,8 millones para el OAFI y otros 30 millones de pesos para el Plan provincial de Operatoria PYM.

Más metros cuadrados.
Estiman además que los nuevos núcleos habitacionales dejarán de a poco de ser de 49 metros cuadrados (2 dormitorios, baño, zona de estar comedor, cocina y lavadero) para pasar a ser en su totalidad de 63 metros cuadrados, con las mismas comodidades, pero con un espacio multiuso para distintas actividades. Las autoridades provinciales creen que Nación la discriminó en este aspecto, aunque reconocen que se vieron favorecidos en otros por la presión de los legisladores y el gobernador.
Al parecer, y reordenando la situación, la problemática habitacional seguirá siendo prioritaria, como siempre lo fue en el justicialismo más allá de quienes lo haya comandado. Las 35 mil viviendas públicas entregadas son un ejemplo de ello.

Morosidad, cuota y tercerización.
Oficialmente solo el 37% de los adjudicatarios de casas del IPAV paga mensualmente la cuota todavía de 98 pesos (108 con seguro incluido). Hace 5 años el abono de la cuota rondaba entre el 40% y el 50%, pero ha caído muy por debajo de ese techo. La cuota que deben pagar los adjudicatarios rige desde hace años y no se ha modificado a pesar de varias amenazas. En el seno del IPAV sostienen que si se hubiera actualizado, hoy un adjudicatario debería estar pagando entre 500 y 700 pesos y seguiría siendo la más baja del país.
Ese valor de cuota tan reducido surge a instancias de la implementación del Plan Federal de Viviendas Etapa I, del año 2005, existiendo adjudicatarios de planes anteriores que pagan cifras que arrancan desde los 36 pesos. Es más hay varios distritos del país donde el valor de la cuota se adapta a los ingresos del jefe de familia, pudiendo alcanzar hasta el 20% de lo que éste declare y nunca siendo inferior al 10% de un salario mínimo vital y móvil, proporción equivalente a unos 900 pesos de cuota a la fecha. Ese déficit en La Pampa se da en la actualidad entre 10 y 12 mil casos. Solo en la capital provincial hay más de cuatro mil y más de la mitad en General Pico. Las cuotas del IPAV se pagan en el Banco Hipotecario, a partir de un convenio que tiene firmado la Provincia con la entidad.
Otro tema en estudio y casi aprobado es la de intentar firmar convenios con las municipalidades para que aquéllas cobren directamente las cuotas a los adjudicatarios de viviendas sociales de sus respectivos pueblos. Las comunas que lograran aumentar la recaudación recibirían como “premio” o “estímulo” un mayor cupo de viviendas.

Compartir