En el Ministerio de SEguridad, los funcionarios no duran ni un mes

EL ULTIMO, APAGUE LA LUZ

En menos de una semana el Ministerio de Seguridad estuvo involucrado en varios escándalos que pusieron a la cartera en las primeras planas de los diarios provinciales: en apenas tres días no solo debió asumir que dentro de la fuerza policial hay uniformados que delinquen y encubren a narcotraficantes sino que también debió afrontar una nueva renuncia en un gabinete que, a este ritmo, amenaza con quedar vacío en los próximos meses.
El que se fue ayer sin dar demasiadas explicaciones fue Jorge Gaitán, el delegado del ministerio en la ciudad de general Pico, quién fue designado hace menos de un mes por un decreto del gobernador Carlos Verna. En la ceremonia se asunción, que se realizó en el centro Cultural Médano, el ministro Juan Carlos Tierno dijo que Gaitán era una persona “que tiene una genuina y comprobada vocación de trabajo y servicio a la comunidad”. Aparentemente, los elogios del ministro para con el ex combatiente de Malvinas y ex Juez de Paz de Pico ya no serían tales, puesto que, según trascendió, Gaitán no se habría ido en buenos términos con su superior.
El otro que estaría cerca de abandonar la cartera es Alan Ruiz, director de Inteligencia y Estadísticas y hombre de confianza de Tierno que tuvo su momento de fama el mes pasado cuando encabezó un procedimiento en Paraguay, en el que fue rescatada una joven pampeana que estaba privada de su libertad por su pareja. Esta última información no fue confirmada desde el ministerio aunque varias versiones indican que Ruiz habría sido tentado desde el Gobierno Nacional para ocupar un lugar en el Ministerio de Seguridad que dirige Patricia Bullrich.

Los que se fueron.
Con la renuncia de Gaitán, ya son ocho los funcionarios que se abandonaron la cartera desde que asumió Tierno. El 9 de marzo pasado, Franco Aybar (secretario privado del ministro) fue despedido por tener conductas inapropiadas en un boliche bailable de la ciudad. El mismo día Andrea Bravo dejó la Secretaría de Prensa de la cartera por no informar lo ocurrido con Aybar. Dos días después, dejó la Dirección de Comunicación Vial, José Fieiras, una renuncia que pretendió pasar desapercibida.
El primer renunciamiento escandaloso fue el del periodista Guillermo Martínez, quien sucedió a Bravo tan solo por diez días y se fue del ministerio denunciando a Tierno de cobrar viáticos en forma indebida y beneficiar a “los medios de comunicación amigos”.
Claudio Izaguirre, el polémico “especialista antidrogas” que trajo Tierno a La Pampa, abandonó la provincia después de haber denunciado a efectivos de la Seccional Tercera por apremios contra su propio hijo y de disparar duras acusaciones contra algunos ministros de la gestión Verna.
Enfrentado con Tierno y después de años al frente de Defensa Civil, también se fue Gustavo Romero y, tras el escándalo que generó el homicidio del cazador Santiago Garialdi en Lonquimay se fue la directora de Coordinación del Ministerio de Seguridad, Andrea Portillo, mano derecha del ministro.

Compartir