“En el municipio sigue ingresando personal”

DENUNCIA DE ATE

“Resulta que se quejan de prácticas de otros políticos, y el intendente Leandro Altolaguirre incurre en el mismo vicio”, expresó ayer la dirigencia de ATE al hacer pública una denuncia sobre el ingreso de nuevos empleados a la administración municipal, recién iniciado el año.
Las autoridades del gremio estatal reprocharon que “el año pasado habían decidido que la Oficina de Empleo iba a dejar de funcionar, pero después dejaron tres de los seis empleados, distribuyeron los otros tres en distintos destinos y ahora tomaron tres más. ¿Y entonces?”, se preguntaron poniendo en duda la austeridad en los números de la comuna.
A través de un comunicado, ATE puntualizó: “Una más y van… Nuevamente el intendente Leandro Altolaguirre ha dado muestra de no escapar a la regla general de los políticos de nuestra provincia. Crítico como pocos de las prácticas punteriles del PJ y de las gestiones en la Municipalidad que llevaron a la crisis actual de la ciudad, Leandro no para de parecerse cada vez más a quienes critica. La voz de cambio, con C de Cambiemos, y la transparencia van cayendo en saco roto”, señalan.

Más empleados.
La cuestión, explican desde la central gremial, es que “el primer día hábil del 2017 nuevos empleados se han sumado al equipo de Altolaguirre. Pero Leandro, ¿no era que no había plata? Lo peor de todo es que las incorporaciones se realizan en la Oficina de Educación para el Empleo, área que la actual gestión intentó cerrar, desarticuló el equipo de trabajo, generó traslados, ejerce violencia laboral y mantiene a sus empleados en una completa precariedad laboral”, denunciaron.
Desde ATE agregaron que “no es el único caso. También en la órbita de la Secretaría de Cultura, Educación, Empleo y Turismo han aterrizado algunos personajes. Sin estar designados como funcionarios o empleados, se desplazan con toda impunidad dando órdenes y maltratando al personal. Lejos de transparentar y profesionalizar la administración municipal nos encontramos con las mismas prácticas que en campaña decían combatir. Continúa con la precarización de los empleados, designaciones a dedo y persecución a los que denuncian esta situación. Va quedando claro que la preocupación principal es echar a los que están para meter a los propios”.
La conclusión que sacan en ATE es que “evidentemente el problema no es la plata. Mientras tanto los vecinos y trabajadores sufren el deterioro de la infraestructura de la ciudad, con calles destruidas, plazas abandonadas, cloacas colapsadas, servicios deficientes y con empleados víctimas de prepotencia y precariedad laboral”.