En la policía denuncian persecución a oficiales

¿SANCIONES O ESCARMIENTOS?

En los últimos meses la Jefatura de la Policía arrestó por distintos motivos a comisarios de distintas dependencias del interior. Denuncian discriminación y vaciamiento de la fuerza de seguridad.
“Podemos hablar tranquilos porque este teléfono no está pinchado”. Así comienza la conversación con un oficial de la policía de La Pampa que se pasó varios días de arresto porque a un superior se le ocurrió que debía detener a un hombre porque sí.
“Estamos atravesando una situación complicada. No tenemos móviles en las comisarías, no hubo compra de equipos, esta Jefatura está destruyendo a la Policía. Pero lo peor es que por todo te meten preso. Nos persiguen. Antes no era así”, dijo el efectivo a LA ARENA.
En los últimos meses la Jefatura de la Policía de La Pampa arrestó por distintos motivos a comisarios de distintas dependencias del interior. Entre los castigados hay un oficial al que lo metieron preso por pasar información. En algunos casos las penas a los uniformados llegaron a ser de dos semanas con modalidades domiciliarias -no pueden salir de sus domicilios ni asistir a sus lugares de trabajo- o directamente en calabozos de las Unidades Regionales.
“Por lo menos desde hace seis meses hay un malestar evidente. Hay policías que se dedican a controlar a otros policías en cuestiones pequeñas, como llevar la gorra o no. Hubo un caso de un policía que estaba apagando un incendio y no tenía puesta la gorra. Le dieron días de arresto”, indicó. “Es una paradoja que se fijen tanto en el uniforme cuando el jefe y subjefe de la policía siempre están de civil”, agregó.

Estalló con la droga.
La fiebre por las detenciones al interior de la fuerza vino después del paso por nuestra provincia del cargamento de cocaína que fue secuestrado en Bahía Blanca: más de una tonelada y media escondida en bobinas metálicas.
“Desde que pasó lo de la droga están desesperados. Mandan planillas para que hagamos estadísticas y frenemos a todos los autos. Pero con estas suspensiones, en el interior no hay gente y los puestos camineros están siendo atendidos por chicos nuevos, sin experiencia. Los comisarios de Santa Rosa también son nuevos y con el maltrato que hay va a llegar un momento en que el policía no va a querer trabajar más. Hoy el policía no sale a manifestarse porque sabe que va a perder el laburo”, añadió.

¿Interna entre el ministro y el jefe?
Fuentes confiables informaron a este diario que desde hace tiempo, la relación entre el ministro de Seguridad y el jefe de la Policía no sería la mejor aunque ambos lo nieguen públicamente. “Hay una disputa entre la Jefatura y el Ministerio de Seguridad. El comisario Ayala le responde solo al gobernador (Carlos) Verna mientras que el subjefe, (Héctor) Lara, le responde a (Juan Carlos) Tierno. En esa tensión que existe entre ellos, muchas veces los que pagamos somos nosotros”, cerró.