“En ocho meses no hicieron nada”

CRESPILLO CONTRA EDILES DE SANTA ROSA POR LA EMERGENCIA SANITARIA

Las obras para mitigar la emergencia sanitaria en Santa Rosa, por 300 millones de pesos, se extenderán hasta 2018 y después harán falta 2.500 millones de pesos en 10 años para darle una solución integral a la problemática, precisó el ingeniero Raúl Crespillo.
Crespillo es el coordinador provincial del Plan de Saneamiento santarroseño y uno de los profesionales que más ha trabajado sobre este tema. Entrevistado por Radio Noticias, se refirió a los anuncios realizados el viernes por el gobernador Carlos Verna, que ante la falta de aportes nacionales decidió que sea la Provincia la que enfrente el llamado Plan de Mitigación.
“Lo que anunció Verna tiene relación con la situación que atraviesa el sistema de saneamiento en general. Tendríamos tres niveles de resolución: los diarios, que atienden como puede el municipio, luego hay una serie de obras y proyectos que son parte de un Plan de Mitigación, para remediar en el corto plazo lo más critico y por último, un tercer nivel: el Plan Director de Agua, cloacas y el control del nivel freático, que se encuentra en el Enosha para su estudio y posterior financiamiento de las obras por parte del BID”.
-¿Qué se tomó en cuenta para el Plan de Mitigación?
-Es lo intermedio, entre lo que se debe hacer todos los días y lo que debería hacerse en 30 años para ver si se puede recomponer esta grave situación. Se tomó en cuenta para este plan los estudios realizados por el municipio y un listado de necesidades más urgentes, los ordenamos (el cuerpo de profesionales de la APA) y se llegó a un principio de solución: el inicio de varias obras (como la de cloacas en Villa Parque) y de la malla de agua (medidores) en la calle Raúl B. Díaz.
-¿Por qué Villa Parque es lo más urgente?
-Es una zona que comprende a Villa Parque, Barrio Butaló, Jardín y Villa Santillán, Es uno de los sectores más complejos de la ciudad en cuanto al nivel de pérdidas de agua potable y roturas en la red de cloacas y la elevación del nivel de la freática. Después los trabajos deberán seguir con la colectora del Barrio Empleados de Comercio, que tiene serias pérdidas.

Estado calamitoso.
Crespillo se refirió al agravamiento de la situación por las fuertes lluvias. “Habrá que establecer una nueva estación de bombeo en la Laguna Don Tomás para controlar su nivel y enviar el agua al Bajo Giuliani. Deben repararse las estaciones de bombeo de cloacas, renovarlas, porque dos de ellas representan el 70 por ciento de los efluentes de la ciudad”, explicó.
“También deben mejorarse los canales de desagües pluvio-cloacales paralelos a la ruta 35 hacia el Bajo Giuliani, que tiene un estado calamitoso. La planta de tratamiento Norte vuelca efluentes crudos en el canal de la ruta 35, frente al Barrio Escondido. Hay que limpiarlo y entubarlo. Después nos queda limpiar las otras plantas de tratamiento”.
-¿Cuándo se notarán las primeras mejorías?
-Lleva su tiempo, a finales del año pasado el municipio capitalino pidió el apoyo a la Provincia y el 30 de diciembre, desde Provincia se le contestó afirmativamente. Recién el 7 de septiembre de este año, ocho meses después, el Concejo Deliberante aprobó el convenio por el que Provincia puede intervenir en obras de saneamiento en Santa Rosa. Seguimos avanzando técnicamente, pero las primeras obras comienzan ahora, los demás proyectos la semana que viene comenzarán a adjudicarse. Las obras llevarán estos seis meses de proyecto y todo 2017 y parte de 2018 para las de readecuación y la resolución de lo más crítico. Recordemos que el total de las obras para darle una solución sanitaria a la ciudad ronda en los 2.500 millones de pesos durante unos 10 años. No hay una solución inmediata y debemos tener paciencia por lo que no se hizo en los últimos 20 años.
-¿Hay factores políticos que incidieron en todo este plan?
-La decisión la tomó técnicamente el cuerpo de ingenieros de la Administración Provincial del Agua. No niego que en obras más grandes se puedan tomar decisiones políticas, tanto de parte del gobernador como del intendente. Lo que sí remarco es que los concejales durante ocho meses no hicieron nada, se ve que en sus casas no tenían problemas.

Compartir