En una semana resuelven causa

JUICIO DIRECTO

El lunes intentó robar, el martes se realizó la audiencia en el Centro Judicial de Santa Rosa y la próxima semana habrá una resolución en un legajo caratulado “robo simple en grado de tentativa”. Así, en pocos días, se resolverá una causa que se tramita por el procedimiento de juicio directo ya que el imputado fue sorprendido por la policía en flagrancia.
Todo empezó el lunes cuando Enzo Nicolás D’Antona, de 19 años, intentó abrir las puertas de un auto estacionado en Padre Buodo casi esquina Belgrano. Cuando una patrulla lo detuvo tenía en su poder dos parlantes y un estéreo. Esos objetos habían sido sustraídos de un Fiat Spazio, en Urquiza entre avenida San Martín y Lisandro de la Torre.
El martes a la mañana, a pedido del fiscal Facundo Bon Dergham -que había ordenado la detención de D’Antona- se realizó la audiencia de juicio directo, que estuvo encabezada por el juez de audiencia Daniel Sáez Zamora. Como defensor oficial participó Pablo Maldini.
Allí la fiscalía solicitó al juez que convalide la detención -no requirió la prisión preventiva- y que tramite el legajo por juicio directo. Además formalizó al imputado por el delito de robo simple en grado de tentativa (artículo 164 en relación con el 42 del Código Penal). La defensa pidió que se le otorgue al joven el beneficio de la suspensión de juicio a prueba (o probation), que como regla de conducta se le ordene fijar domicilio durante un año y, además, ofreció 300 pesos como reparación del daño. No se opuso a la calificación ni al juicio directo.
Bon Dergham consintió la probation y la oferta reparatoria, no obstante no contar con la voluntad del damnificado, que no asistió a la audiencia. Dijo que si éste rechazara la propuesta, el dinero será destinado a una organización sin fines de lucro.
Sáez Zamora convalidó la detención, hizo lugar al juicio directo, ordenó la inmediata libertad del imputado y fijó la audiencia para el próximo martes, donde contará con el informe de reincidencia y la opinión de la víctima sobre la propuesta de los 300 pesos. Ahí el juez resolverá si acepta o no la suspensión de juicio a prueba.

Compartir