En 2012, hubo 16.370 denuncias en fiscalías

El trabajo realizado por el Poder Judicial muestra que existe mayor ánimo de litigiosidad entre los pampeanos, aunque al final apenas el 14,6 por ciento de esas denuncias terminaron judicializándose.
JUAN JOSE REYES
Un informe oficial y reservado del Poder Judicial de La Pampa, que todavía no se hizo público, ahonda las diferencias con el gobierno por la falta de un financiamiento acorde al incremento de la litigiosidad. Se realza allí que mientras las denuncias ingresadas en las fiscalías de las distintas circunscripciones judiciales crecieron un 43,6 por ciento, pasando de 11.398 a 16.370, el presupuesto de la Justicia apenas representa el 3,5 por ciento del total de la Provincia, habiendo sido de 221 millones el año pasado (277 en 2013) y con una dotación de 1.107 empleados.
Un solo dato sirve como botón de muestra para dimensionar el aumento de los hechos delictivos: en 2011 uno de cada 28 pampeanos estuvo vinculado a un proceso judicial, y en 2012 esa cifra bajó a 19. Ello representó casi cinco mil causas más, por lo tanto la tasa de denuncias por cada mil habitantes pasó de 11,4 a 16,37 casos.
Las estadísticas de las causas ingresadas durante el año pasado da la pauta del incremento, no solamente de lo que se denomina como litigiosidad, sino también de la criminalidad o, por lo menos, una suba de los hechos penalmente punibles.
Las cifras deben ser entendidas como una mayor carga de trabajo para la estructura del Ministerio Público Fiscal y la Justicia en general, y también como una tendencia creciente de la judicialización de los conflictos sociales, con una mayor presencia de la sociedad pampeana en los comportamientos y conductas de relevancia penal, lo cual es ciertamente preocupante.
Oficialmente, en el período interanual marzo 2012-marzo 2013, amén de las casi cinco mil causas más del año anterior, la cantidad de audiencias trepó a 2.844; las personas judicializadas a 2.398; los juicios abreviados en etapa de control y juicio a 149 y 57 respectivamente y los juicios directos a 63.

La huella de los delitos.
El estudio fue realizado por la Secretaría Técnica del Poder Judicial y da cuenta del alza de los hechos delictuosos que afronta la sociedad. Ellos van de la mano de la intolerancia, la desigualdad social y la droga.
El informe, que aún no fue dado a conocer públicamente, indica -observando la distribución geográfica del delito- que en La Pampa entre 2011 y 2012 el mayor incremento se dio en la III circunscripción judicial, que tiene cabecera en General Acha, con el 64 por ciento. Después figuran la I (Santa Rosa) con el 51 y más atrás la II (General Pico) con el 25. Sin embargo el 60 por ciento de los delitos se cometieron en Santa Rosa y su área de influencia judicial; el 28 en General Pico y el 12 restante en Acha y la zona sur.
En lo que refiere a la tipología de los delitos denunciados puede decirse que los que afectaron a la propiedad representaron el 48,4 por ciento del total (7.923); los delitos contra la libertad el 16,2 (2.651); la violación a leyes el 14,5% (2.374); contra las personas el 14,4% (2.357); contra la administración pública el 3,7% (606) y los de instancia privada -entre ellos algunos referidos a la integridad sexual- el 2,8, es decir 459 denuncias.
Según la numerología oficial, las causas judiciales ingresadas en los distintos juzgados durante el año pasado, y en algunos casos medidos entre marzo 2012 y marzo de 2013, demuestra el mayor nivel de actividad de las distintas dependencias, más específicamente las del MPF.

La suba de la litigiosidad.
Administrar justicia implica para el Estado una muy alta responsabilidad. Los pampeanos así lo perciben, influidos por los resonantes casos de Andrea López, Carla Figueroa, Sofía Viale y también por las propias actuaciones de los distintos órganos judiciales.
Como se explicó, a las fiscalías ingresaron un total de 16.370 denuncias. Si se las analiza desde el punto de vista del porcentaje de causas reservadas sobre el total de causas ingresadas puede apreciarse que el 69 por ciento correspondieron a General Pico; el 57 a Santa Rosa y el 39 a General Acha.
En cambio esos guarismos, pero con referencia al porcentaje de causas judicializadas sobre el total de causas ingresadas, se aprecia que la I y la III circunscripciones se llevan 16 por ciento cada una y General Pico el 12. De las 2.398 causas judicializadas, 1.511 provinieron de Santa Rosa, 568 de General Pico y 319 de General Acha.
Finalmente puede decirse que el número total de hechos denunciados en 2012 se registró un aumento del 43,6 por ciento, alcanzando las 16.370 denuncias. Esta cifra representa casi cinco mil causas más que en 2011, por lo tanto esa tasa pasó de 11,4 a 16,37 casos por cada mil habitantes.
Lo que marcan las estadísticas no hace más que refrendar el agravamiento de la inseguridad que se viene percibiendo en los últimos tiempos. La perspectiva se profundiza si se agregan otros hechos que ocurren a diario y que no son denunciados por las víctimas.

Más números
En referencia a los juicios abreviados se pasó de 7 a 17 en Santa Rosa y de 26 a 40 en General Pico. Si se lo analiza desde el punto de vista de las acusaciones y los autos de apertura, junto al promedio de tiempo transcurrido en días, puede observarse que en la I circunscripción hubo un total de 74 acusaciones, 55 autos de apertura y el plazo promedio fue de 20 días. En la II hubo 128, 79 y un plazo de 24 días, en la III 59, 43 y 29 días y en la IV circunscripción (con asiento en Victorica) 13; 8 y 31 días respectivamente.
En general hubo 274 acusaciones, 185 autos de apertura y un promedio 26 días transcurridos. También se generaron 63 juicios directos, de los cuales 61 fueron en la II y dos en la I. En los 149 juicios abreviados en etapa de control fue notorio el incremento en la III circunscripción con el 113 por ciento; en la II con el 100 y en la I con el 63 por ciento.