“En Córdoba cooperativas y gobierno trabajan juntos”

El diputado provincial de Córdoba, Santiago Clavijo -ex dirigente gremial del sindicato de Luz y Fuerza-, sostuvo que “los servicios públicos deben estar en manos del Estado o capitales sociales, como son las cooperativas, pero nunca en manos privadas”, a las que lo único que les interesa es la rentabilidad.
La semana anterior el gremialista participó de la charla debate que organizada por el Frepam -y particularmente por la diputada Claudia Giorgis (Fregen)- se desarrolló en la Sala del Pensamiento de la Legislatura provincial. En la mesa de oradores estuvieron sentados el presidente del bloque Carlos Bruno, Claudia Giorgis, Oscar Nocetti, Santiago Clavijo y Adrián Peppino.
Clavijo fue especialmente invitado para desarrollar el tema de la telefonía celular y la posibilidad de que las cooperativas puedan prestar el servicio en nuestra provincia, tal como viene proponiendo el Frepam desde hace un tiempo.

Servicios seguros.
Clavijo señaló que “el reclamo de todo el todo el sector cooperativo es muy fuerte en todo el país, y está bien que así sea”. El diputado cordobés mencionó que “hace 40 ó 50 años un cable con llegada de energía era desarrollo en cualquier lugar que ocurriera, y hoy con las comunicaciones, con la fibra óptica, pasa lo mismo”.
Destacó que es fundamental para las empresas, para que se puedan asentar en determinados lugares, que tengan “asegurados principios básicos, como lo serían los servicios telefónicos, que deben ser seguros y confiables. Hay sectores de nuestro país que no se pueden desarrollar por carencias de ese tipo”, completó.
Después Clavijo analizó que para el caso de las empresas telefónicas “las estructuras no son tan complejas y costosas como sí lo es para distribuir energía. Esas estructuras tienen un costo mucho menor, y en Córdoba se ha venido haciendo una experiencia con cooperativas, en el desarrollo de distintos servicios, que es muy atractivo. Por ejemplo se puede señalar que a principios de 2012 llegaron a San Francisco y todo el este de la provincia de Córdoba tres señales de canales de aire que nunca habían llegado, y lo hicieron a través de la fibra óptica instalada por la empresa provincial de energía y las cooperativas”.

Estado y cooperativas.
Amplió diciendo que “se empezó a hablar desde el 2004, cuando las cooperativas empezaron a adquirir fibra óptica, y eso devino en un pedido a la empresa de energía para que les facilitara el posteado. Y como también la empresa de energía tiene un sistema propio de comunicación se planteó un convenio cuyo canon era una determinada cantidad de pelos de esa fibra óptica en vez de dinero, y todos trabajaron a partir de eso”.
El legislador cordobés resaltó que “la experiencia en Córdoba fue buena, al punto que Nación proveyó en 2006 la fibra óptica a la empresa provincial de energía, y ésta dispuso tender toda la red enlazándola con lo que tenían las cooperativas. Es decir que la idea fue sumarse a lo que las cooperativas venían haciendo, con un nivel de coordinación tal de no pisarse unos a otros.
El disertante invitado hizo referencia a que “las empresas multinacionales han sacado fortunas del país, y en cambio las cooperativas podrían reinvertir aquí mismo”. A modo de ejemplo acerca de los abusos de empresas extranjeras que han hecho lo que quisieron mencionó que “España estaba sentado en los países productores y no tiene petróleo, pero manejaban el petróleo argentino. Y Argentina no estaba en esa mesa”, trazó la paradoja.

Duplicación innecesaria
El diputado cordobés Santiago Clavijo razonó acerca de la circunstancia que, en la prestación de distintos servicios, el Estado vaya por un lado y las cooperativas por otro: “Significa una duplicación de esfuerzos innecesaria”, opinó.
Al referir a aspectos negativos de poner la telefonía en manos foráneas dijo que si bien “todos saben que las redes de fibra óptica corren sobre las rutas nacionales y las principales provinciales; los interiores provinciales no son abastecidos por nadie, y eso mismo pasa con las empresas de telefonía celular. Están sobre vendidas las líneas, no hay inversión, y hacen lo que quieren”.
El dirigente pidió reglas claras en la Argentina, y aseguró que en distintos países del mundo “tienen una fuerte protección al tema comunicacional, pero aquí en la Argentina parece que todo el mundo puede hacer lo que quiere. En el tema de las comunicaciones las inversiones en infraestructura son menores a otras actividades; y se tiene que dar que los actores sociales como las cooperativas tengan acceso a brindar telefonía celular. Lo contrario, desde el sentido común, no se puede sostener”, concluyó.
El mes pasado la diputada provincial Claudia Giorgis presentó un proyecto legislativo en ese sentido, aunque todavía las demás bancadas no se han expresado sobre la posibilidad de conformar una empresa provincial de telefonía celular.
En otro momento de su charla -ante una Sala del Pensamiento repleta en la Legislatura provincial-, Clavijo también resguardó por “desarmar la estructura jurídica de los 90” como una de las necesidades para poder avanzar en algunos temas.