Encapuchados se llevan 50.000 pesos y cheques

OTRO ASALTO A DISTRIBUIDORA

Nuevamente un distribuidor vuelve a ser víctima de un violento asalto a manos de motochorros: el viernes cerca de las 23, un empleado de la firma Refrigerados Santiago (ubicada en Santiago Alvarez y Chilladora) fue atracado por dos encapuchados que, tras exhibirle un arma, le llevaron la recaudación de la jornada y algunos valores. Fuentes judiciales informaron a este diario que la suma sustraída se estima en unos 50.000 pesos además de varios cheques que el camionero había recibido en forma de pago por la mercadería. Tras hacerse con el botín, los desconocidos se dieron a la fuga en la moto en la que habían llegado.
“No hay mucho más que eso. Se está investigando”, informó a LA ARENA la fiscala Gisela Yanina Masi, a cargo del caso. Y agregó que “se están viendo las cámaras de videovigilancia de la zona” para agregar más elementos de prueba y sumarlos al testimonio del damnificado.
Por el momento, ninguna persona fue identificada como autor del hecho.

Otro.
Más allá del cepo informativo impuesto por el Ministerio de Seguridad, los asaltos a distribuidores trascendieron esta semana y pusieron el foco la modalidad que se repite: encapuchados, en moto, con armas que hacen una logística previa siguiendo los movimientos de los camiones.
El miércoles pasado, cerca de las 21, cuatro encapuchados que se movilizaban en dos motos asaltaron al empleado de una distribuidora de lácteos que arribaba en su camión al depósito de la firma (ubicada en Pío XII y Anza) con una importante suma de dinero que rondaría los 80 mil pesos. El hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad del lugar. El dato llamativo es que, minutos después del robo, la policía detuvo a tres muchachos que nada tenían que ver con el robo.

Compartir