Entre el voto “embroncado” y la “caza de brujas”

EL PJ TRAS EL BALOTAJE

El presidente del Partido Justicialista pampeano, Rubén Marín, señaló que “olfateaba” el triunfo de Mauricio Macri en el balotaje del domingo y que para él “no fue una sorpresa”. Asimismo, el ex gobernador indicó que “hubo mucho voto de compañeros embroncados y el esfuerzo que hicimos tal vez no alcanzó para superarlo”.
En ese sentido, el líder de Convergencia Peronista dijo que el macrismo supo cambiar el eje de campaña y el Frente para la Victoria “nunca pudo poner en el centro de la escena aquellas acciones del gobierno que eran buenas”. Y agregó que los votantes “se agarraron con las formas” y el oficialismo “no pudo meter el fondo en el proceso electoral”.
“Quiero felicitar a los que ganaron y respetar lo que ha resuelto la sociedad argentina. No tengo para hacer un análisis de los pro y los contra. Siempre hay una serie de motivos por los cuales se gana o se pierde. Se habrá ganado por las virtudes de quien ganó y por los errores que pudimos haber cometido nosotros. Macri ganó bien y es inobjetable el triunfo que ha tenido”, sostuvo Marín.
Por otro lado, y al ser consultado sobre el triunfo del jefe de Gobierno porteño en La Pampa y la orden de Carlos Verna de no votar a Daniel Scioli, explicó: “Acá no hay nadie que sea dueño de los votos, indudablemente el resultado ha sido genérico en todo el país, no creo por qué deba tener una peculiaridad en lugar determinado. Eso es pensar que uno es dueño de los votos y yo no creo eso”.
Y añadió: “En la elección de octubre Verna sacó más votos que Scioli. Todavía no conozco los detalles pero no creo que manden a votar a otro candidato, desde mi punto de vista no es así. Podrás definir 50, 100, 200 ó 300 votos pero no una generalidad”.
En tanto, sostuvo que el peronismo cometió demasiados errores. “Buenos Aires cree, por lo general, tener el monopolio de asumir las decisiones sin consultar y sin analizar en un contexto electoral donde ni siquiera hubo una reunión que te permita participar en el eje de campaña. No se pudo poner como centro de la escena las cosas buenas que hizo el gobierno”.
-No vi un peronismo pampeano comprometido con Scioli en La Pampa…
-Tal vez no tuvimos una campaña con la intensidad que pudo ser la anterior, hace 20 días que habíamos terminado una. En el espacio que uno se mueve con más frecuencia, Santa Rosa, vi gente andando y recorriendo las calles. No me originó mucha sorpresa el resultado electoral en el país y acá, uno lo notaba. Hubo mucho voto del peronista embroncado y el esfuerzo que pusimos no alcanzó para superar ese planteo, uno lo veía en los propios compañeros. Hay que hacer un análisis más frío. En Santa Rosa ganamos y el elector era más complejo en este proceso electoral. No tengo elementos como para definir una situación así. He hablado con Verna y me dijo que han estado trabajado. Es cierto que había frialdad cuando recorrían las calles.
-¿Cómo actuó la presidenta?
-Actuó como lo que uno vio, en aspectos donde se cuestionaba a nuestro candidato y luego se lo apoyaba. Eso se reflejó en la sociedad. Lo notaba en muchos compañeros que son peronistas y decían ‘no lo voto por algunas actitudes del gobierno nacional’. Creía que la diferencia iba a ser mayor porque cuando viene una oleada de ese sentido no la creés pero es.
-¿Qué cosa pudo haber enojado tanto al peronista pampeano de parte de gobierno nacional?
-No es solamente del peronismo pampeano, fue un contexto general el país. Si La Pampa fuese un hecho aislado a lo mejor hay algún aspecto muy especial. Los compañeros decían que no les gustaban las actitudes que se han tenido. No voy a personalizar las responsabilidades de uno u otro pero cometimos torpezas y muchas. Hubo una buena propaganda mediática de la oposición y no pudimos conseguir la persuasión de todos los justicialistas porque muchos peronistas votaron a Macri.

“Salen a cazar brujas”
El electo diputado nacional del Partido Justicialista, Sergio Ziliotto, sostuvo que “es una mentira total” que el gobernador electo Carlos Alberto Verna haya mandado a votar por el flamante presidente de la Nación, Mauricio Macri. “Algunos dirigentes salieron a cazar brujas”, acusó.
Para el ex ministro de Bienestar Social (2003-2007), eso es “ningunear a la gente, faltarle el respeto y no entender que cada vez vota mejor. Son pensamientos gorilas que no tienen cabida dentro del peronismo” Y remarcó que la tarea del Partido Justicialista en el próximo gobierno será controlar y ser la garantía de que todas las promesas electorales se cumplan.
“La gente no se equivoca y hay que atender lo que dice con su voto. Cada uno tiene que atender todo eso en el rol que le toca asumir. Es lógico un reordenamiento del peronismo. Claramente tendremos distintas actitudes hacia adentro y hacia afuera”, dijo en diálogo con Radio Noticias.
“La defensa de los intereses de La Pampa van a estar en el primer lugar. Vamos a acompañar al presidente (Mauricio Macri) pero vamos a marcar las diferencias si se desvían de lo que la gente ha votado”, indicó.