“Es mentira que venden carne más barata”

VICEGOBERNADOR DE NEUQUEN CUESTIONO A LA PAMPA POR CAMPAÑA PARA LEVANTAR BARRERA SANITARIA

Figueroa cuestionó la ofensiva de Verna para lograr el ingreso de la carne pampeana. “Dicen que la van a vender a un precio diferencial pero es para ponernos la gente en contra, porque la carne de pulpa no bajó”, dijo el funcionario.
Horas después de retornar a su provincia tras participar del Parlamento Patagónico que se hizo en Santa Rosa, el vicegobernador de Neuquén, Rolando Figueroa, cuestionó con dureza la campaña que lleva adelante el gobierno de Carlos Verna para que se levante la barrera sanitaria del Senasa y se permita el paso del asado con hueso pampeano hacia el sur del río Colorado.
“Ellos (por La Pampa) aducen que vendiendo en la Patagonia bajaría el precio y eso es mentira porque nos venden 60 mil toneladas de carne sin hueso y el precio no bajó. Todas las provincias patagónicas nos pusimos de acuerdo e instamos a que La Pampa logre el libre de aftosa sin vacunación y ahí con mucho gusto recibiremos la carne”, afirmó Figueroa en declaraciones al diario Río Negro.
La discusión por la barrera sanitaria fue uno de los temas debatidos durante el Parlamento y el viernes se conoció que Verna intimó nuevamente al Senasa para que levante la barrera. Sin embargo, ese pedido choca con la férrea oposición de los gobiernos de Neuquén y Río Negro.
Figueroa insistió en que las pulpas que ingresan desde La Pampa no disminuyeron el precio por lo que avizoró una situación similar si se ingresa asado con hueso. También defendió el estatus sanitario de Neuquén que se complementará, dijo, con los planes de producción de forrajes y la venta de ganado de descarte a Chile para la producción de hamburguesas. “Se abre un escenario tremendo con este logro de lograr el libre de aftosa sin vacunación”, destacó.

“Gente en contra”.
“Dicen que la van a vender a un precio diferencial pero es para ponernos la gente en contra, porque la carne de pulpa no bajó”, reiteró el vicegobernador y agregó: “Necesitamos levantar la vara, no bajarla y ellos tienen que seguir todo un protocolo que ya hemos seguido nosotros para dejar de vacunar”.
Figueroa había hablado el jueves en esta ciudad, cuando destacó que “el asado pampeano es el mejor del mundo, pero también hay que sentir qué siente el productor patagónico más al sur, que después de 20 años de trabajar, se le da la posibilidad de vender hoy su ganado o su carne a la Unión Europea, Chile u otros mercados. Hay que ponerse en el lugar de la gente que produce carne y está cuidando el estatus sanitario, no es una cuestión de negocios”.
“Producir carne en Río Negro y Neuquén también genera empleo, y otras soluciones a la gente que nosotros también representamos y tenemos que responder”, agregó el funcionario, que además rechazó la acusación del gobernador pampeano al afirmar que “no resguardamos los intereses de la Sociedad Rural ni nada que se le parezca. No represento a ningún interés corporativo”.

Pesatti.
Por su parte, el vicegobernador rionegrino Pedro Pesatti afirmó que la barrera sanitaria que prohíbe la venta de asado pampeano “no es una barrera aduanera sino sanitaria, nos costó mucho conseguir el estatus, no queremos arriesgar nada que signifique perderlo” y advirtió que “difícilmente podamos tener acuerdo”, en respuesta al planteo de Verna.
“Es una consecuencia de una determinación de la autoridad sanitaria (Senasa) para promover al sur del Colorado el estatus de región libre de aftosa sin vacunación, por mucho tiempo tuvimos dudas sobre esa decisión, porque iba a implicar que los consumidores tendrían que costear con sus bolsillos el estatus”, dijo Pesatti, agregando que “nosotros no vamos a pretender desandar los pasos dados por el esfuerzo de nuestro pueblo y menos vamos a admitir como argumento que es para beneficiar a los consumidores”.

Weretilneck habla de “revancha”.
El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, definió que el llamado de La Pampa a abrir el “Tapón de Alonso” y provocar la sanilización del Río Colorado “es una actitud de revancha por la decisión que ha tomado la Patagonia, en su conjunto, para no permitir el paso de carne con hueso”.
El gobierno pampeano sostuvo semanas atrás que desde hace décadas sacrifica “miles de hectáreas con agua salada en pos del beneficio de las provincias de Buenos Aires y Río Negro”. Con respecto a esto, Weretilneck opinó que la situación no le genera impacto a La Pampa, según informó el diario Río Negro.
“La postura histórica, en un acuerdo interregional”, insistió, contemplaba que el líquido quedara retenido allí, “en un lugar donde se evaporaba, se consumía”, por lo que entendió que abrir el tapón, a La Pampa, “no les resuelve nada, algún impacto que tengan sobre la tierra, sobre poblaciones, sobre producción agropecuaria, porque sería hasta quizás entendible en ese caso”, expresó el gobernador rionegrino.
Río Negro recurrió a la Corte Suprema para que el gobierno de La Pampa cierre el llamado “Tapón de Alonso” y evitar que el agua del río Curacó llegase al Colorado. Una acción similar ya había realizado la provincia de Buenos Aires.
Desde el medio rionegrino recordaron que este es el segundo conflicto reciente entre las provincias, ya que el gobernador Carlos Verna abrió una inicial compulsa, justamente, para la apertura de la barrera sanitaria. “Esa no es una barrera sanitaria sino una aduana interior”, había dicho.