Espartaco Marín dice que La Cámpora le fue “limitando el trabajo”

"Hace tres años que vengo escuchando y leyendo que me van a echar, tan mal no habremos hecho las cosas si permanecimos", afirmó el coordinador institucional de la Anses, Espartaco Marín, luego que asumiera el nuevo jefe de esa unidad en La Pampa, Antonio Felice, y limitaran sus apariciones públicas como vocero.
La semana pasada, y en el marco de la interna que se vive en el PJ de cara a la interna del 5 de julio, Marín hizo una crítica sobre la postura de La Cámpora en la provincia que, dijo, busca encontrar a "buenos y malos". "Yo me paro encima de la grieta", indicó. Sin embargo, el desplazamiento no es nuevo y ya desde el año pasado había sido limitado en sus funciones desde que se nombraron nuevas autoridades en la jefatura regional vinculadas a La Cámpora.
Sin nombrar a la agrupación kirchnerista, Marín afirmó que prefiere no creer que hay una persecución política por su posicionamiento a favor de la precandidatura a gobernador del senador Carlos Verna, aunque dejó entrever la disputa que se vive en el organismo nacional entre camporistas y marinistas.
-¿Cómo tomó la asunción de la nueva autoridad Santa Rosa?
-Con naturalidad, quiero aclarar que no fui "bajado" de ningún lado, nunca fui jefe de la UDAI Santa Rosa. Fui y sigo siendo coordinador institucional de la Anses, encargado de difundir y explicar los derechos y prestaciones que el organismo administra. Fui propuesto por el ex presidente Néstor Kirchner, designado por la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner y mantengo una excelente relación con el director ejecutivo Diego Bossio.
-¿Cómo valorás tu trabajo en la Anses en estos años?
-Desde hace cuatro años en que comencé a desempeñar mi cargo, comenzamos a hacer visible al organismo, recorrimos las localidades, llevamos al organismo a los barrios, difundimos las prestaciones y anuncios, creamos redes sociales para mejorar el servicio y la atención, realizamos convenios con instituciones, visitamos los centros de jubilados, explicamos los programas y entregamos más de 40.000 netbooks en los colegios. Llevamos adelante operativos integrales con otros organismos nacionales en toda la provincia. En fin, descentralizamos el Estado, acercamos el Estado a la gente, evitando que gasten tiempo y dinero viajando adonde hay oficinas. Por más esfuerzo que se quiera hacer en negarlo u ocultarlo, es en vano, la gente no es tonta, la gente lo sabe.
-¿Desde que asumieron las nuevas autoridades tuviste problemas?
-Lamentablemente desde que asumieron las nuevas autoridades en la jefatura regional vinculadas a una agrupación determinada, esta forma y dinámica de trabajo fue permanentemente denegada. Fueron limitando las responsabilidades del cargo que ocupo y no tuvimos más opción que continuar recorriendo la provincia fuera del horario laboral, porque dentro del mismo no fui autorizado en ningún momento. Todavía guardo los mails solicitando autorización durante todo el año pasado. Es una lástima que no entiendan que el perjudicado no soy yo, sino los vecinos de las localidades que no son atendidos con la regularidad que merecen, es una lástima que confundan lo institucional a lo político.
-¿Cree que hay una persecución política?
-Quiero creer que no, quiero pensar que mi posicionamiento político provincial y nacional no tiene nada que ver. Quiero pensar que mi diferencia con algunos referentes de una agrupación expuesta la semana pasada no tiene relación, quiero pensar que esta privación que se le hace a la sociedad pampeana de acceder con mayor comodidad a las prestaciones del organismo no obedece a cuestiones políticas. Sería una pena, la sociedad pampeana sobre todo la del interior que tanto le cuesta viajar a Santa Rosa o a Pico no se merece pagar el costo político de ninguna interna.
-¿Qué opina del nuevo jefe Antonio Felice?
-A Antonio lo conozco desde que asesoraba a mi padre en el Senado de la Nación y militaba con mi querido amigo y compañero Gustavo Parra en la gestión de Alcala, es un buen tipo, buen profesional, no tengo nada para decir.
-¿Seguirá en su cargo como coordinador institucional?
-Hace tres años que vengo escuchando y leyendo que me van a echar, tan mal no habremos hecho las cosas si permanecimos. Ahora bien, si el trabajo que desempeño molesta o incomoda, deberán solicitarme la renuncia porque no creo que cometan la misma torpeza de despedirme como a los empleados del Renar. Yo por lo pronto seguiré cumpliendo el cargo por el cual fui designado en tiempo y forma, tratando que este organismo tan fundamental para los pampeanos, pero en particular para los más humildes, sea de más fácil y ágil acceso.