“Estamos cruzando una zona aciaga”

FUERTE ALEGATO DE DORA BARRANCOS CONTRA EL RECORTE EN CIENCIA E INVESTIGACIÓN

La directora del Conicet estuvo en General Pico, en las jornadas de investigación de la Facultad de Ciencias Humanas. Rechazó las políticas nacionales que restringen el ingreso de investigadores al organismo. Destacó el crecimiento en la etapa anterior a Macri.
“Estamos cruzando una zona aciaga”, dijo ayer la directora del Conicet y flamante Profesora Honoraria de la UNLPam, Dora Barrancos. Así se refirió al cambio de las políticas nacionales hacia la ciencia y la investigación que sobrevino en el país desde la asunción del presidente Mauricio Macri. La definición de la Real Academia Española para la palabra “aciaga” ó “aciago” es “que conlleva desgracia y causa tristeza o sufrimiento”.
Barrancos abrió ayer en la ciudad de General Pico con una conferencia magistral las XXII Jornadas de Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de La Pampa que continuarán hoy. Ese espacio, cada dos años, reúne a los investigadores de las ciencias sociales y humanísticas de nuestra universidad, en áreas como historia, geografía, letras, comunicación social, lenguas extranjeras, ciencias de la educación y formación docente.
“En este momento estamos cruzando una zona aciaga, pero como somos historiadoras sabemos muy bien que todo esto es historia, fluye, nada es de hoy para siempre. Felizmente, es el único entusiasmo que es capaz de propiciarnos el propio conocimiento histórico y social”, dijo la docente e investigadora nacida en La Pampa.
La ceremonia inaugural fue encabezada por el Vicerrector de la UNLPam, Hugo Alfonso; el decano de Humanas, Sergio Maluendres; la vicedecana Beatriz Cossio y la secretaria de Investigación y Posgrado, Paula Laguarda.
Antes de la conferencia de Barrancos, Laguarda había realizado una descripción del contexto en que se organizaron las Jornadas (las últimas habían sido en 2015). “Marcado por el cambio en las políticas nacionales de ciencia y tecnología, caracterizado por recortes presupuestarios a diversos organismos y programas y la movilización de la comunidad académica en defensa de la ciencia y la educación pública. Y con la investigación en Ciencias Sociales y Humanas puesta en el centro de los debates, obligada a justificar su importancia, validez y pertinencia”.

Cantidad y calidad.
Barrancos es directora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en representación de las ciencias sociales y las humanidades. Desde ese lugar, parece ser la única voz disidente en el Directorio del organismo. Ayer dijo que “todas las ciencias son sociales porque el conocimiento científico es creado” y destacó el enorme crecimiento cuanti-cualitativo de los causes científicos en ciencias sociales y humanidades desde 2003 en adelante.
“No hay duda que tenemos una curva ascendente. La cantidad ha mejorado la calidad. No hay producción hacia la excelsitud sino hay una base amplia y democrática, sino se admite con criterio amplio que jóvenes que prometen ser buenos investigadores, tengan la oportunidad. Cuanto menor el número de jóvenes que están convocados a investigar les puedo asegurar que está en vilo la condición de posibilidad de renovar el conocimiento, porque se pierden causes de conocimiento. Para mí el achicamiento no es solo un problema político de la falta de democracia, es un problema de la ciencia”, sostuvo.
Recordó que en 2002, Conicet tenía 3 mil investigadores y que en los años subsiguientes se produjo un crecimiento exponencial que elevó la cifra a los 10 mil actuales. “Me gustaría decir que en estos años hubo un crecimiento de los tópicos, de los problemas, de las metodologías. En las ciencias sociales se pusieron muy a la par métodos cualitativos de análisis. No estoy de acuerdo con que todo lo que hemos hecho responde a cuestiones estrafalarias, a lo que podrían ser tópicos excéntricos. No, nuestros tópicos están situados, el trabajo de las ciencias sociales y humanas ha sido en torno al conocimiento situado. Hay que terminar con la pavada y la zoncera de que hay una gran excentricidad en los tópicos y sobre todo una valencia de autoridad exógena”, dijo.

“Profesora Honoraria”.
El miércoles por la noche el Consejo Superior de la UNLPam otorgó el título de Profesora Honoraria a la doctora Dora Beatriz Barrancos, en un acto que se celebró desde las 19.30 en el Salón “Rector Leopoldo Rómulo Casal” del tercer piso de Gil 353, en la ciudad de Santa Rosa.
Barrancos es Investigadora Principal del Conicet y directora de ese organismo en representación de las Ciencias Sociales y Humanidades desde el año 2010, electa por sus pares.
Desde la UNLPam destacaron la relevante labor que tuvo en la creación de la Maestría en Estudios Sociales y Culturales de la Facultad de Ciencias Humanas, carrera que dirigió entre 2000 y 2006. Como investigadora su interés ha estado enfocado en estudiar el feminismo en la Argentina, los conflictos y las revoluciones privadas llevadas a cabo por las mujeres, los derechos políticos femeninos, los movimientos sociales de principios de siglo, los movimientos socialistas y anarquistas, el rol de la educación y aspectos de la historia de las sexualidades disidentes.
Tras la entrega de la distinción por parte de rector Sergio Baudino, la flamante Profesora Honoraria disertó sobre “Ciencia y Sociedad. Desafíos del presente”. El reconocimiento a la investigadora nacida en La Pampa fue impulsado por la Facultad de Ciencias Humanas. Ayer, en General Pico, el decano de esa unidad académica, Sergio Maluendres, afirmó que la actual directora de Conicet marcó un antes y un después para las políticas de posgrado en Humanas.