“Estamos más que satisfechos”

PADRES PAMPEANOS QUE IMPULSARON LA LEY DE DISLEXIA CELEBRARON SU APROBACION

Hace cuatro años un grupo de padres y madres de niños con dificultades de aprendizaje se unió en Santa Rosa para trabajar en una ley que garantice el abordaje integral y la cobertura por parte de las obras sociales. El proyecto llegó al Congreso y se aprobó el miércoles.
La agrupación pampeana Padres por la Inclusión celebró esta semana la aprobación en la Cámara de Diputados de la denominada Ley Nacional de Dislexia, un proyecto que desde hace cuatro años era impulsado desde nuestra provincia para que se declare de interés nacional el abordaje interdisciplinario de los sujetos con Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEA).
“Estamos más que satisfechos con la aprobación. Cuando empezamos hace más de cuatro años veíamos que había dos aspectos en los que no se estaba trabajando y que afectaban la calidad de vida de los chicos que padecen alguna dificultad en el aprendizaje. El primero tiene que ver con los docentes y su formación, en cómo generar accesos y poder corregirlos. Hay que entender que la dislexia no es un problema de inteligencia, los niños que la padecen aprenden de otra manera y tienen otros tiempos”, dijo Felicitas Bonavitta, integrante de Padres por la Inclusión e impulsora del proyecto.
“El otro tema tiene que ver con la salud. Una vez que el niño llega lo derivan a un psicopedagogo, a una psicóloga, quizás a una fonoaudióloga pero lo cierto es que las obras sociales no cubren todo ese tratamiento. Además algunos casos requieren del acompañamiento de una docente que vaya a la escuela y genere esos contenidos, que le aporte el material impreso que se trabaja en la clase. Eso cuesta mucho dinero si no hay una obra social que lo cubra”, agregó.

Aprobado.
El proyecto original que se aprobó el miércoles (con 206 votos a favor) en la Cámara Baja fue presentado en Senadores en octubre del año 2015 por la legisladora del Frente Para la Victoria María Laura Leguizamón, donde obtuvo media sanción. La flamante ley establece el tratamiento de las DEA en el Plan Médico Obligatorio (PMO) y quedará bajo la cobertura de las obras sociales y prepagas. Hace diez días la iniciativa había sido avalada en la comisión de Presupuesto y Hacienda. Ahora resta que el presidente de la Nación la promulgue.
“Esperamos que se cumpla, que realmente se trabaje en la formación docente, en los protocolos de detección precoz y acceso a los contenidos escolares, básicamente el acompañamiento integral durante la educación”, agregó Bonavitta.

Comunicación.
Hace cuatro años un grupo de padres y madres de niños con diagnósticos similares (respecto de trastornos en el aprendizaje) se unieron en Santa Rosa y conformaron la agrupación Padres por la Inclusión. De esta capital surgió la campaña por la Ley Nacional de Dislexia: a partir de piezas gráficas con el mensaje “por una Ley Nacional de Dislexia”, la intención de los padres pampeanos fue compartida innumerables veces en las redes sociales, en muchos casos por famosos artistas. Esa estrategia de comunicación les permitió contactar a otras organizaciones que estaban en el mismo proceso, hasta que finalmente llegó a manos de legisladores nacionales: antes del proyecto de Leguizamón se presentaron otras dos iniciativas que no corrieron la misma suerte.
“En La Pampa ya hay diputados locales estudiando la adhesión a la ley nacional. En la provincia, el defensor de Niñas, Niños y Adolescentes esperaba la aprobación porque hay muchos casos sin atención. El principal tema es que las familias con menos recursos podrán acceder a diagnóstico y terapias”, concluyó Bonavitta.

Compartir