“Esto nos expulsa cada vez más”, dice Toselli

VICEPRESIDENTE DE FAA CONTRA EL DECRETO DE MACRI

El vicepresidente de la Federación Agraria Argentina, el pampeano Ariel Toselli, aseguró ayer en declaraciones radiales que el decreto del presidente Mauricio Macri que modificó la Ley de Tierras fomenta la concentración y expulsa del campo a la ciudad a los productores pequeños y medianos.
“La Federación Agraria fue la primera en criticar y denunciar que esto nos expulsa cada vez más. No estoy en contra de los extranjeros, pero primero hay que darle la oportunidad a los argentinos. Hay miles que desean tener tierras o recuperarlas porque las tenían y las perdieron. Primero hay que agotar el recurso humano propio para la producción, realmente nos asombró mucho esto. No son las banderas de la FAA”, dijo.
El dirigente ruralista -que se encontraba en Buenos Aires analizando en el Congreso el proyecto del gobierno nacional para otorgar beneficios a las pymes- dialogó telefónicamente con Radio Noticias 99.5.

Los cambios.
La excusa del gobierno nacional fue la de “facilitar y posibilitar las inversiones en el país”. La medida flexibilizó los controles dispuestos por la Ley de Tierras para la venta de propiedades rurales a extranjeros. La medida no modificó los límites para la extranjerización como el tope del 15 por ciento del territorio nacional y el máximo de 1.000 hectáreas en zona núcleo o equivalente sino que desarticuló una serie de exigencias que deben cumplir los inversores extranjeros para adecuarse a la norma.
A partir del cambio decretado por Macri, los extranjeros tienen alternativas para eludir, a través de sencillas maniobras contables, las limitaciones y obligaciones dispuestas. El decreto ofrece incluso recomendaciones o instrucciones para quienes están interesados en sortear los impedimentos. El texto eliminó también controles que estaban a cargo de la UIF y la AFIP, quitó sanciones para los intermediarios y pretende facilitar la venta de terrenos que incluyan espejos de agua.

Trae problemas.
“Yo veo que esas modificaciones traen muchos problemas. Veíamos con mucha preocupación durante el gobierno anterior que se generaba desarraigo en el campo, que no había incentivos para quedarse. Veíamos que con este gobierno podía haber más arraigo, que es lo que nos vendieron en un momento, y no es así tampoco, entonces complica. Estamos realmente en contra de esta medida”, lamentó.
El dirigente consideró que el decreto no afectará la productividad de la tierra, sino que expulsará “a la gente de campo” a las ciudades. “Esto concentra la propiedad de la tierra. Esto lo vamos a discutir con firmeza. Somos una entidad que representa a medianos y pequeños productores y somos los más afectados. Hay medidas que se pueden rever. Sinceramente nos preocupa, no es el momento para aplicar esto”, sostuvo.

Compartir