Estudiantes donaron estanterías

CAMPAÑA SOLIDARIA POR UN MERENDERO

Un grupo de alumnos de primer y segundo año del Colegio Secundario Arturo Humberto Illia estuvieron ayer en el Barrio Néstor Kirchner para acercar estanterías y bibliotecas que ellos mismos armaron con cajones de fruta. Los muebles eran una de las principales necesidades porque no había lugar disponible para organizar y apilar todas donaciones que llegan diariamente a la casa de Mónica Barrera, la mujer que hace tiempo decidió convertir el garage de su casa en un espacio al que van a comer más de 40 chicos por día y que los días sábados les da la merienda a otros tantos.
“En estos días me he quedado sin palabras. Nos han sorprendido varios colegios y clubes, como el Estudiantes, que vinieron a colaborar con el merendero. En estos meses se ha acercado mucha gente, porque hemos tenido mucha repercusión”, dijo Mónica Barrera a LA ARENA.
Los alumnos del Illia construyeron las estanterías dentro del proyecto Manos Abiertas, una que pretende generar lazos solidarios con instituciones que lo necesiten. “Las estanterías son provisorias, hasta que el merendero pueda tener unas mejores. Esto va ayudar a que puedan organizarse mejor”, dijo una de las docentes que ayer acompañó a los alumnos al merendero.

Crecimiento.
La primera vez que Mónica Barrera apareció en las páginas de este diario fue hace un año, cuando dio a conocer su intención de armar el merendero ante la evidente necesidad que había en el barrio. Por entonces el garaje estaba sin aberturas y apenas si tenía elementos suficientes para poder cocinar en cantidad. Ahora el lugar cuenta con una cocina industrial, está cerrado por completo, y aunque el piso es de tierra se encuentra en perfectas condiciones para recibir a los niños.
Mónica no está sola en la tarea diaria de darle de comer a los chicos, la acompaña un grupo de madres del barrio y también varios estudiantes de la UNLPam que han encontrado en el barrio Néstor Kirchner un lugar en donde volcar su compromiso social.

Compartir