Exigen ascensor en la comuna

DI LISCIA AFIRMA QUE EL EDIFICIO DE SAN MARTIN 50 NO ES ACCESIBLE

El concejal del Frepam, Guillermo Di Liscia, presentó un proyecto de ordenanza para dotar de un ascensor al edificio central de la Municipalidad de Santa Rosa, ubicado frente a la plaza San Martín, en la avenida del mismo nombre al 50. Su iniciativa fue acompañada por los ediles de su bloque y también de la bancada justicialista.
El socialista consideró que en lo que respecta a accesibilidad física, el edificio municipal, que contiene oficinas en planta baja y en el primer piso, incumple en forma reiterada las normas en la materia, ya que no cuenta con un ascensor que conecte una planta con la otra.
Di Liscia recordó en los fundamentos de su iniciativa que el edificio cuenta con un montacargas que, por falta de mantenimiento o por su obsolescencia, con frecuencia no funciona. “Ese equipo fue el elegido hace muchos años por las autoridades municipales responsables y subsanó en parte hasta el día de hoy la dificultad de desplazamiento por parte de personas con movilidad reducida”, explicó.
Añadió que durante el período 2009-2011, cuando el jefe comunal era el radical Francisco Torroba, el montacargas recibió mantenimiento periódico, el cual era abonado con partidas del presupuesto municipal y del Concejo Deliberante.

Obligatorio.
El Código de Edificación de Santa Rosa (aprobado por Ordenanza 1581 y modificatorias) prevé que los edificios de concurrencia masiva, como el municipal, es obligatorio prever el acceso, la posibilidad de desarrollar actividades y hasta de concurrir al baño para una persona que se desplace en silla de ruedas. Además exige que estén dotados de, por lo menos, un ascensor con capacidad para transportar una persona en silla de ruedas y otras dos paradas.
Di Liscia remarcó que el edificio municipal, que actualmente no cumple esta normativa, no solo tiene una gran afluencia de público, dado que posee en sus dos plantas oficinas que pertenecen a los departamentos Ejecutivo y Legislativo, junto con un recinto que además funciona como salón de actos, sino que es la sede central de la administración municipal.
En la parte resolutiva del proyecto, junto al artículo que impone dotar al edifico comunal de un ascensor acorde a la normativa vigente, el concejal redactó un segundo que establece que la financiación de la instalación se obtendrá de lo percibido por parte del municipio a través del “fondo de regalías hidrocarburíferas”.