Falló un transformador y miles de usuarios se quedaron sin luz

SANTA ROSA EN MEDIO DE LA OLA DE CALOR, SIN AGUA, Y CON UN CORTE QUE AGRAVO LA SITUACION

La ciudad tuvo ayer una jornada infernal. Con temperaturas que rozaron los 38,5 grados centígrados y una sensación térmica de 45,9 grados (a las 16 horas, solo superado por General Pico adonde se registraron 46,1º), miles de santarroseños debieron soportar, además, la falta de energía eléctrica por una falla en el transformador de la Subestación Transformadora Oeste, ubicada en cercanías de la Ciudad Judicial.
Pasado el mediodía, la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE) emitió un comunicado en donde detallaba que los barrios “Zona Oeste Quintas, El Faro, Inti Hue, los barrios Butaló, Los Hornos, un área de Villa Santillán y una parte del barrio Lowo Che”, estaban sin luz y que “el servicio iba a ser reconectado a las 17”.
Finalmente, llegada la noche, la CPE logró administrar la energía de las diferentes subestaciones para cubrir el faltante que proporcionaba la Subestación Oeste. Cerca de las 21, solo el barrio Inti Hue no había recuperado el suministro.
“Fuimos, de a poco, dándole luz a los barrios que estaban afectados a partir de las subestaciones que estaban funcionando bien. Casi se llegó a cubrir toda la demanda. Para no sobrecargar la Subestación Transformadora de Toay, interrumpimos momentáneamente el alumbrado público (de Toay) y el de la avenida Perón. Si esto no se soluciona, haremos cortes programados rotativos para que nadie se quede sin servicio por muchas horas”, dijo Luis Usero, gerente del Servicio Eléctrico y Alumbrado Público de CPE.

Fallado.
El transformador que dejó sin energía a 3.700 medidores (número aproximado por la CPE) había sido inaugurado en el mes de octubre y tenía apenas 50 días de uso. Podría pensarse que la falla se debió a una sobre carga por las altas temperaturas de ayer, pero no. Apenas si estaba trabajando al 80 por ciento de su capacidad. Otro dato interesante: el consumo de energía ha disminuido con respecto al de veranos anteriores.
Según fuentes de la CPE, el artefacto de la marca Vitale (uno de los dos más modernos con los que cuenta la ciudad en sus seis subestaciones), pesa 18 toneladas y tuvo una falla en el conmutador de baja carga, el componente que regula los niveles de tensión para distribuirla en los barrios con el mismo voltaje.
“No lo tocamos porque el transformador está en garantía. Desde la fábrica nos dijeron que está viajando desde Brasil hacia Santa Rosa un equipo de técnicos que fabrican el componente. Hay que tener en cuenta que este transformador vale 4.000.000 de pesos y que debe durar por lo menos 20 años”, dijo ayer a este diario el jefe de mantenimiento de subestaciones de la CPE, Daniel Moradas.
Para reponer el transformador fallado, la cooperativa recurrió a lo que técnicamente llaman la “reserva fría”, un transformador de los años 80 y en desuso, más chico que el que se rompió en Santa Rosa, pero que según los técnicos es un aparato “sencillo y noble, que siempre dio buenos resultados”. Este último se encontraba en la subestación Toay.

Operativo.
Para mover el transformador de repuesto desde Toay a Santa Rosa se necesitó más de una docena de operarios de la Cooperativa, un carretón para transportar maquinarias agrícolas y una grúa de gran envergadura que fueron puestos a disposición por un particular. Se necesitó también allanar el camino y librarlo de algunos cables que pudieran interrumpir el transporte. Destacable fue la labor de los obreros que trabajaron a destajo durante varias horas al rayo del sol que agobiaba en toda la ciudad. Al cierre de esta edición se esperaba que la Subestación Transformadora Oeste volviera a funcionar en pleno.

Agua.
La falta de agua en algunos barrios sigue siendo uno de los principales problemas de la comuna. Al igual que durante el fin de semana pasado hubo reclamos en la Dirección de Agua y Saneamiento que llegaron principalmente desde el Plan 3.000, Villa Alonso, parte del centro y Esperanza. Por este motivo, desde la Municipalidad se insistió en hacer un uso racional del líquido.

Consumo de Santa Rosa por día. Hay zonas sin suministro
Las quejas de vecinos de distintos barrios de la ciudad y del centro santarroseños por la falta de presión o de agua en la red continuaron ayer. Mientras, el director de Aguas del Colorado (AdC), Juan Carlos Mecca, confirmó que la entidad cumple con los requisitos y caudales establecidos en el convenio de provisión de agua con la municipalidad de Santa Rosa. “Se entregan unos 1.100 metros cúbicos por hora a la red de la ciudad, y junto a las reservas, debería ser suficiente” señaló.
El funcionario señaló que “se está trabajando conjuntamente con el municipio” para abastecer a la ciudad aunque precisó que “no se puede entregar mayor volumen del que se provee hasta ahora, porque las cañerías tampoco lo resistirían”.
Adelantó que se está trabajando en un plan para evitar que en el próximo período estival ocurra lo mismo. “Hay iniciativas que requieren tiempo, estudio y dinero, y que generará que estos problemas sean subsanados antes de que lleguen al usuario”.
El presidente de la entidad confió en que será necesario evaluar la situación del acueducto Santa Rosa – Anguil, para confirmar la correcta entrega de agua, restableciendo los pozos que no están en funcionamiento. “La intención en un futuro más próximo será que Santa Rosa se pueda autoabastecer”, confió Mecca.
Según las mediciones del organismo, estos días de extremo calor, se contabilizó un consumo cercano a los 50 millones de litros. “Con todos los elementos en funcionamiento y correcto mantenimiento, asumir este consumo no debiera ser un problema para la ciudad”, aseguró pues a los 26 millones de litros que provee el acueducto del Rio Colorado, se debería sumar un aporte similar del acuífero de Anguil.

Proyectos
Mecca amplió adelantó que el objetivo de AdelC es dar solución a los problemas que padece el Acueducto del Río Colorado y que hoy no se pueden solucionar dándole el mantenimiento necesario porque si se interrumpe Santa Rosa queda sin agua. “Se tratará de intervenir en los distintos puntos que presentan algún inconveniente, para poder realizar los mantenimientos necesarios: es obvio que en esta época del año, no se puede cortar el suministro para realizar estas pruebas”, destacó.
Si se logra que la ciudad recupere las reservas y tenga todos los pozos en funcionamiento del acueducto Anguil – Santa Rosa, se podrían realizar las tareas de mantenimiento preventivo del Acueducto del Colorado y estas situaciones de desabastecimiento no debieran ocurrir. “Nos estamos ocupando conjuntamente de solucionarlo para el futuro más inmediato”, confió Mecca.
“También es cierto que el resto de localidades también nos demanda mayor provisión, como es el caso de Toay, y no se puede dejar de auxiliar. Esto genera que también bajen nuestras reservas y nos limita a la hora de suplir mayor cantidad de agua”, mencionó el funcionario.

1,4 millones de pesos por día
Aguas del Colorado le entrega a la municipalidad 1.100 metros cúbicos por hora, con una variación aproximada de 10 por ciento en más o menos. El precio pactado por metro cúbico es de 51 pesos. A este ritmo de consumo de agua del acueducto, el costo diario para la ciudad es de 1.346.400 millones de pesos por día, una cifra que, bien utilizada en la recuperación del sistema de provisión del acuífero de Anguil, la ahorraría a la ciudad muchos pesos al tiempo que le permitiría una mejor posición para afrontar las frecuentes roturas del acueducto.