Fiscal pidió tres años

SE LEYERON LOS ALEGATOS POR EL JUICIO A OSCAR ICHOUST

La lectura de los alegatos, en la cual uno de los querellantes solicitó 15 años de prisión, contó con la declaración del acusado, Oscar Ichoust, quién volvió a recordar lo sucedido en la madrugada del 28 de noviembre de 2009.
El juicio contra Oscar Alfredo Ichoust, acusado de haber asesinado a Cristian Azcona en el año 2009, continuó ayer en la Ciudad Judicial de Santa Rosa donde se leyeron los alegatos. La fiscalía, representada por Máximo Paulucci, pidió tres años de prisión. Por el lado de la querella, Aldo Díaz, solicitó la pena mínima (ocho años, más la suma de un tercio por agravante del artículo 41 bis ) mientras que Sebastián País Rojo, solicitó 15 años. Mario Aguerrido, defensor de Ichoust, alegó por la absolución. Previo a los alegatos, declararon el forense Juan Carlos Toulouse, y el ex jefe de la Seccional Sexta, Victor Piris. En tanto que Ichoust, prestó declaración. La lectura del veredicto se llevará a cabo el próximo miércoles.
“El fiscal entendió que hubo legítima defensa privilegiada en exceso, en función de esto pidió tres años de prisión de efectivo cumplimiento”, comentó Mario Aguerrido en cuanto al pedido de Paulucci. Posteriormente alegaron las querellas, donde ambos coincidieron en considerar que hubo un homicidio simple, con dolo eventual. País Rojo, abogado defensor de la madre de Azcona, solicitó 15 años de prisión para Ichoust, mientras que Aldo Díaz, defensor del padre del joven asesinado, pidió el mínimo, que según manifestó Aguerrido, “Díaz nunca dijo un número”.
Por su parte, el defensor de Ichoust, alegó por la absolución de su defendido, en función de que “entiendo que existe legítima defensa privilegiada”.
El debate, que dio inicio a las 10 de la mañana y concluyó cerca de las 13.30, se vio interrumpido por una serie de incidentes, por el cual debieron retirar a la madre del joven asesinado y una persona más.

“Desgraciada casualidad”.
El acusado, Oscar Ichoust, hizo uso de su palabra y describió lo ocurrido durante la madrugada del 28 de noviembre de 2009, en su vivienda situada en las calles Telén y Unanue. El hombre expresó que, en aquel momento, no tuvo la intención de matar a nadie y aseguró lamentarse por lo ocurrido. “Lo que el dijo, fue que había disparado hacia arriba, que lo que realmente quería era repeler la invasión a su propiedad, en el sentido de que se fueran, de asustarlos”, argumentó Aguerrido respecto de las declaraciones de su defendido.
En cuanto al sucesos, remarcó que “hay que hablar de causalidad y casualidad, sí es un hecho de gravedad, pero no es que lo mató porque le apuntó, él (por Ichoust) disparó hacia arriba, con la mala suerte de que estaba el chico”. Aguerrido explicó además que “dicen que miró, y está probado que Ichoust no ve de noche. El fiscal tiene la teoría de que él disparó al lugar que le indicó la mujer donde escuchaba los ruidos, y que justo le dio en el corazón, eso es una desgraciada casualidad”. Finalmente, Aguerrido manifestó que “hay muchas teorías, muchas hipótesis y especulaciones, pero certezas no hay ninguna”.

Compartir