Formalizaron a Weber

El juez Néstor Ralli dictó la prisión preventiva a Alejandro Weber, quien fue acusado por el delito de tentativa de homicidio agravado por el vínculo e intento de femicidio contra su ex pareja María Angelina Baiotti quien permanece internada en grave estado en el Sanatorio Santa Rosa después de haber recibido un disparo por la espalda.
La fiscal Cecilia Martiní formalizó ayer en la Ciudad Judicial la acusación contra el hombre por el delito de tentativa de homicidio calificado por el vínculo, alevosía y femicidio, porque había antecedentes judiciales sobre hechos de violencia de género en la pareja.
El hecho en cuestión ocurrió el sábado alrededor de las 21 en la calle Moreno al 200, cuando Weber estacionó su auto Chevrolet Corsa, se bajó y con una escopeta en sus mano disparó por la espalda contra Baiotti, que caminaba en la vereda, de acuerdo a la acusación de la fiscalía.
Después de haberle disparado a su ex, Weber intentó huir al sur por la ruta nacional 35, pero ante la persecución policial se entregó. En ese momento habría negado su participación en el hecho. Ayer por la mañana, el acusado se presentó en la audiencia junto a su abogado José Mario Aguerrido y mantuvo silencio en todo momento, incluso cuando Ralli le dio la posibilidad de hablar.

Femicidio.
La fiscal Martiní decidió imputarle además la figura de femicidio a partir de una "relación tumultuosa" que tenía con la víctima y los hechos de violencia de género que fueron denunciados por Baiotti, como antecedentes. Ambos tienen dos hijas de 7 y 13 años y tuvieron varias idas y vueltas como pareja.
En el marco de esa relación complicada, el 1º de mayo la mujer denunció que fue amenazada y por eso, el acusado tenía una restricción de acercamiento. Como hechos concurrentes, además de acusarlo por el intento de homicidio, también la fiscal avanzó en la acusación contra Weber por el delito de amenazas calificadas por el uso de arma blanca. Es que amenazó a la mujer con un arma, diciéndole "si me dejás te mato".
Por otro lado, Martiní informó que aún no se encontró el arma utilizada en el hecho. Mientras tanto, la prueba de dermotest que se practicó sobre el acusado dio positivo, es decir que aquella noche estuvo manipulando un elemento con pólvora, según reveló ayer LA ARENA.

En prisión.
A pedido de la fiscalía, el juez Ralli decidió mantener la prisión preventiva contra Weber al considerar que existe peligro de fuga y posibilidad de entorpecimiento de la investigación judicial, considerando la gravedad de la imputación. El defensor José Mario Aguerrido no presentó objeciones.
"Al momento de cometer el hecho, Weber se fue del lugar e intentó irse de la ciudad por el Bajo Giuliani, intentó evadirse después de cometer un hecho aberrante", argumentó Martiní, agregando que hay en este expediente una pena alta en expectativa con un mínimo de 15 años.

"Ahora hay que esperar"
"La operación salió bien, ahora hay que esperar". Las palabras de las amigas de María Angelina Baiotti estaban cargadas de esperanza. Ayer a las 20.59, los médicos del Sanatorio Santa Rosa les dieron el último parte tras una nueva intervención quirúrgica. "Algunos órganos siguen complicados y lo que más preocupa es el hígado. De todas formas, si no hay sangrado todo va a estar bien. Hay algunos perdigones que aún no le pudieron sacar. Hay que esperar la evolución en las próximas 48 horas", dijo una compañera de trabajo de Baiotti luego de recibir el informe.
Pese a que los profesionales habilitaron las visitas, las mujeres que acompañan la recuperación de Angelina decidieron no verla para no generarle un estrés innecesario. Hoy a las 12 del mediodía habrá un nuevo parte médico.

Ni una menos.
El caso de Angelina Baiotti llegó ayer a los medios nacionales. Mientras sus amigas esperaban el parte en el Sanatorio Santa Rosa, un televisor anunciaba que la mujer estaba grave tras haber sido baleada por Weber. Después de presentar la historia de la pampeana, el periodista de canal 13 anunció la marcha "Ni una menos" que se va a realizar en distintos puntos del país para repudiar la violencia de género.
"No se entregó voluntariamente"
La fiscal Cecilia Martiní, después de la audiencia, explicó que Alejandro Weber "no se entregó voluntariamente" sino que lo hizo porque se vio coartado y no tuvo otra posibilidad que entregarse a la Policía. "Se hizo un gran operativo policial para que él se entregue y no fue voluntariamente", afirmó la fiscal. Además, contó que la mujer nunca pidió el botón antipánico, por otros antecedentes violentos en la pareja, y que tampoco lo hizo ningún otro organismo público.

Siguen buscando el arma
Un importante despliegue policial hubo ayer a la vera de la ruta 35, en inmediaciones del Bajo Giuliani. En esa zona los investigadores estiman que Weber se deshizo del arma con la que baleó a su ex mujer. Antes de entregarse, el hombre circuló en su auto durante casi una hora.