Fue al Inadi para cursar

ESTUDIANTE DENUNCIA DISCRIMINACION EN EL CREAR

Gustavo Pohle comenzó a cursar este año la carrera de Profesor en Danzas en el Centro Regional de Educación Artística (Crear). El joven no tiene título secundario, pero decidió inscribirse y en la institución lo aceptaron, a punto tal que figura como alumno regular.
El joven, mayor de 25 años, asegura que está amparado por la Ley de Educación Superior, sancionada en 1995, que establece que toda persona mayor de 25 años que no tenga hecho el secundario puede acceder a la educación superior si antes rinde un examen de nivelación.
Ayer, Pohle fue a la sede del Inadi para denuncia que está siendo discriminado porque el martes le comunicaron desde la institución que no puede seguir cursando ninguna materia hasta tanto no haga el examen nivelatorio.
“Yo no me niego a rendir, porque estudié la ley y sé que, en mi situación, es lo que corresponde. Lo que no quiero es dejar de cursar, porque a mí me inscribieron, soy alumno regular y llevo un tiempo ya de cursada que no quiero perder”, explicó.
Para el joven, si el Crear no le tomó el examen antes de iniciar el ciclo lectivo es un problema de la institución y no de él, por lo tanto, reclamó que le permitan seguir con la cursada, mientras elaboran el examen nivelatorio y fijan fecha para el mismo.
“El problema es que mi situación nunca se había dado en el Crear entonces no tenían armado el examen, no saben qué tomarme y lo están definiendo recién ahora. No puedo pagar yo la culpa de que no tuvieran previsto un modelo de examen para una situación que está prevista en la LES desde su sanción”, sostuvo en diálogo con LA ARENA.
El artículo 7º de la normativa surgida durante el menemismo sostiene: “Todas las personas que aprueben la educación secundaria pueden ingresar de manera libre e irrestricta a la enseñanza de grado en el nivel de educación superior. Excepcionalmente, los mayores de veinticinco (25) años que no reúnan esa condición, podrán ingresar siempre que demuestren, a través de las evaluaciones que las provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o las universidades en su caso establezcan, que tienen preparación o experiencia laboral acorde con los estudios que se proponen iniciar, así como aptitudes y conocimientos suficientes para cursarlos satisfactoriamente”.