“Fue un accidente”

ANIMALES MUERTOS POR HERBICIDA

Carlos Ferrero es director de Agricultura de la Provincia y explicó que “todavía no esta bien determinada” la causa de la intoxicación y muerte de dos centenares de vacunos en un campo de Luiggi que habrían tomado agua en un tanque australiano contaminado con un herbicida.
“El agua se mandó a analizar para descartar hipótesis y no hacer conjeturas. Se cree que fue porque se cayó el herbicida al tanque y los animales tomaron el agua de ahí y se murieron”, añadió el funcionario a Radio Noticias.
“Está todo en estudio, no tenemos certeza de nada, solo presumimos. Se tomaron muestras del tanque, se hizo la necropsia en algunos animales, se analizará el alimento que comieron; todo se analiza y la semana que viene estarán los resultados”.
Ferrero explicó que la máquina pulverizadora involucrada en este hecho “tiene una válvula de seguridad para que el herbicida no vuelva al tanque del equipo, por lo que se hará un peritaje para ver si tiene algún desperfecto”.
El herbicida que ocasionó la muerte de los animales (Paraquat) está permitido en nuestro país, mientras en otros puntos del mundo está prohibido. “El Paraquat es un producto que se usa muy poco, se empleaba para desfoliar alfalfa que después comen los animales. No es nocivo, se aplica en las pasturas y el producto se metaboliza”, agregó Ferrero.
“La dosis letal media del Paraquat es de 40 miligramos por kilo vivo y acá estamos hablando de animales de 250 kilos, por lo que el herbicida que pasó de la máquina al tanque australiano tuvo que ser mucho”, puntualizó.

Desperfecto.
El director de Agricultura aclaró que hubo un caso similar en México, y que no hay otros reportados. “Lo que sucedió fue un accidente producto de un desperfecto”.
El funcionario explicó que en La Pampa hay un registro de operadores en fumigación, que en este caso “no hubo negligencia, porque no se deben haber dado cuenta de lo que ocurría. Hay que maximizar el control al momento de realizar la carga del producto, que es el momento crítico”.
-¿Qué pasa con las fumigaciones en proximidades de centros poblados?
-No hay que ligarlo con esto (lo ocurrido en el campo de Luiggi), son cosas distintas. El riesgo de contaminar a la población es mínima. Hay casos que no están documentados porque hay mucha propaganda en contra y mucho desconocimiento. Hay que tener cuidado e informar a la población sobre los riesgos porque se trabaja con productos que son veneno. Para manejarlos hay medidas de seguridad con los recaudos del caso.
-Pero hay muchos productos que fueron prohibidos luego de muchos años de emplearse.
-Como el DDT, cuyo creador ganó un Nobel y después se prohibió por su nocividad.
-¿Ferrero, ¿estuvieron con el productor Franchetto y sabe si hay algún seguro que lo cubra?
-No hay seguro. Lo visitamos para ofrecerle la posibilidad de un crédito del Plan Ganadero para que pueda volver a la actividad productiva. De los 30 animales que le quedaban, el miércoles solo había ocho o 10 y éstos se morirán en cualquier momento.

Compartir