Fuera del radar de los inversores

A LA PAMPA NO LLEGA "LA LLUVIA DE DOLARES"

Juan Pablo Vieta – Hasta el más acérrimo defensor de la gestión de Cambiemos reconoce que al inicio del mandato existió un excesivo optimismo sustentado en la fuerte creencia, casi religiosa, de que la sola presencia de Macri serían suficientes para desatar la tan mentada “lluvia de dólares”.
Hubo un convencimiento absoluto en que de la mano de la salida del “cepo cambiario”, el arreglo con los tenedores de bonos de la deuda pública que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010, y la normalización del tema tarifas, estableciendo un sendero de eliminación de los subsidios al consumo de servicios públicos; los dólares para la inversión real caerían del cielo
La recordada idea del “segundo semestre” vendida como un paraíso de satisfacción y no necesidad en el contexto del sacrificio que significó para los argentinos el fogonazo inflacionario como consecuencia del salto devaluatorio, el estrangulamiento del crédito vía aumento de la tasa de interés de referencia para mitigar el avance de los precios, y el ajuste tarifario; estuvo sostenida sobre la base de esta ciega convicción en la “lluvia de dólares”.
Está claro que el macrismo puro mutó su modelo de país a medida que se desinfló la llegada del dinero del exterior con el objetivo final de ser volcado a la producción. Hasta tanto esa convicción estuvo latente se avanzó sobre la idea de una Argentina cuyo principal motor seria la inversión y donde la riqueza generada se traduciría en un fuerte crecimiento de las exportaciones. Esas inversiones demandarían empleo y así podría avanzarse sobre la reducción de la pobreza. El consumo se veía como algo accesorio.

Consumo.
Sin embargo esta idea del segundo semestre se desinfla a partir de que la comunidad inversora, con el recordado “mini Davos” de por medio, entra a ver el vaso medio vacío, al contrario de cómo lo hace el Gobierno que lo ve medio lleno.
Es decir, mientras la gestión de Cambiemos transmitía que se salió del cepo, se arregló con los holdouts, y marcó el inicio del camino que nos llevara definitivamente a la solución del tema tarifario; los inversores esgrimieron sus dudas sobre la política fiscal, el atraso cambiario, y la cuestión de la gobernabilidad como telón de fondo.
De esta manera es que Cambiemos, tal como lo hacía el Gobierno anterior, vuelve sobre sus pasos al apostar a una expansión del consumo como consecuencia del incremento del salario real, algo impensado al inicio del mandato. “Es lo que hay” podría concluirse.
Ahora bien, a pesar de las frustraciones y el cambio de estrategia, la búsqueda de los dólares nunca cesó. En efecto, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional que funciona en el ámbito de Cancillería no solo se encarga de venderle al mundo las ventajas de poner dinero en el país, sino que viene contabilizando los anuncios de inversión que se han hecho desde que asumió Macri.

Proyectos.
Según información de la Agencia desde el 10 de diciembre del año 2015 al 22 de marzo del 2017 se computaron anuncios de inversión en la economía real por 58.600 millones de dólares que se tradujeron en 423 proyectos de los cuales 243 iniciativas corresponden a empresas locales.
La distribución geográfica de esos 423 proyectos de inversión es muy dispar al punto tal de que, por ejemplo Provincias como Neuquén, con Vaca Muerta, o Salta, con energías renovables, motivaron anuncios de 8.500 millones de dólares y 4.300 millones de dólares respectivamente, contra jurisdicciones como Formosa, que no despertó interés alguno, o Misiones, Entre Ríos, Santiago Del Estero, y La Pampa, con anuncios muy escasos.

En La Pampa.
En el caso puntual de La Pampa se contabilizan casi 60 millones de dólares, el 0.1% del total, que se invertirán en el parque eólico proyectado por la firma Parques Eólicos Vientos del Sur S.A.
La empresa en cuestión resultó beneficiada por la licitación del programa de promoción de energías renovables renovAR, a partir del cual el Ministerio de Energía adjudicó la generación de 2.340,95 Megawatt de energías limpias al valor más competitivo medido en dólares.
El proyecto a radicarse en La Pampa supone la producción de 37 megawatt a un valor de 50 dólares el MW/hora en un plazo de 670 días, que ya están corriendo. La localización se encuentra entre las localidades de General Acha y Puelches en un establecimiento denominado La Banderita. De acuerdo a los responsables de la empresa la obra civil y eléctrica demandara 500 empleos directos.

¿Acueducto privatizado?
La Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional promociona una serie de oportunidades de inversión en el país con la finalidad de atraer al capital extranjero para poder explotarlas.
Algunas de esas oportunidades tienen lugar en la Provincia de La Pampa, destacándose: El ferrocarril que unirá la localidad neuquina de Añelo con Bahía Blanca, que implicaría una inversión de 530 millones de dólares entre renovación de vías viejas y la instalación de nuevos rieles. Tiene una extensión de 1.300 kilómetros y su finalidad será la de sacar la producción de Vaca Muerta. En suelo pampeano atraviesa parte del sur de la Provincia. Y también el segundo tramo del Acueducto del Río Colorado por 120 millones de dólares que busca interesados bajo la figura de la asociación público-privada.
En el caso puntual del Acueducto llama la atención, según el documento de promoción, que se busque bajo el mencionado modelo de asociación público – privada no solo el financiamiento para construirlo sino también su propia operación una vez que la obra este concluida.
Cabe recordar que la Ley N° 27.328 de Participación Publico Privada permite desarrollar obras de infraestructura, entre otras, con capital privado a cambio de dejar en manos de una empresa la explotación de dicha obra.
Al menos según el archivo PDF donde están contenidas todas las oportunidades de inversión, es lo que se piensa hacer con el segundo tramo del Acueducto Rio Colorado.