Fuerte temporal inundó la ciudad

La inundación afectó barrios de la zona noroeste y también el Santa María de La Pampa. Los evacuados por el municipio eran pocos, pero numerosas familias debieron dejar sus casas por sus propios medios y alojarse en las de familiares y amigos.
Cayeron 45,4 milímetros en 40 minutos. La fuerza con la que cayó el agua, por algunos minutos acompañada de granizo, fue sorprendente. El fenómeno comenzó a las 19.02 y para cuando terminó la ciudad estaba en emergencia. Hubo viviendas inundadas en varios barrios de la ciudad, sobre todo en los de la zona norte, como El Molino, Zona Oeste Quintas y Gobernador Ananía, pero también en Santa María de las Pampas y Aeropuerto.
Sobre la calle Stieben, los rescates a los afectados se hacían en bote. Al cierre de esta edición se desconocía el número de familias evacuadas. Marcela Porrini, directora de Desarrollo Social del municipio, informó a las 22 que el único centro de evacuados que tenían abierto era el Albergue Municipal, ubicado en el Parque Don Tomás. Allí había nueve personas. A su vez, estaban haciendo gestiones para ver si podían habilitar el Albergue Provincial y la capilla San Cayetano había abierto sus puertas para recibir a quienes quisieran refugiarse allí, mientras un grupo Scaut preparaba comida.
Las zonas más críticas fueron las ubicadas en el noroeste de la ciudad, como los barrios El Molino, Zona Oeste Quintas, Gobernador Ananía y Zona Norte. De allí provenían los evacuados que llegaron al albergue. Como ocurre con cada lluvia, otra zona caliente fue el barrio Santa María de La Pampa (ver página 7).

Calles como ríos.
El tránsito también fue un caos. En varios puntos de la ciudad, se produjeron embotellamientos. En el centro fueron muchos los cortes. Las calles que juntan el agua para derivar en la laguna eran verdaderos ríos. En muchas viviendas de las calles Quintana, Sarmiento, Juan B. Justo, Escalante y Don Bosco, se podía ver a los vecinos escurriendo el agua que había ingresado. El ingreso al Parque Don Tomás por San Martín Oeste quedó cortado por el anegamiento.
En Asunción del Paraguay y Niñas de Ayuhuma aseguraban que había entre cinco y seis casas con agua en su interior. Tenían colchones y ropa de cama mojados y pedían ayuda. Sobre las calles Stieben, Río Negro y Santa Cruz, entre otras, los rescates se realizaban con botes.
Cuando apenas comenzaba la lluvia de las 19, la esquina de Ferro y Mendoza mostraba a un grupo de vecinos ayudando a cruzar la calle a otros, utilizando una soga donde los peatones debían aferrarse para no ser arrastrados por el agua.
A unos metros de allí, un Peugeot 504 tenía el agua hasta la mitad de su altura. En la calle San Juan, efectivos policiales rescataron a tres niños del interior de otro auto. En Stieben y Duval había un verdadero lago. Las alcantarillas, según la denuncia de los furiosos vecinos, tenía la mugre de las tormentas anteriores.

Reportes de daños.
En las zonas anegadas, hubo pedidos desesperados por parte de los vecinos para que se cortara el tránsito, ya que los vehículos hacían olas. A su vez, como se ocurrió en los últimos días, hubo zonas donde se registraron ráfagas de viento de 115 kilómetros por hora, según informaron desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
Los edificios del Tragamonedas de Casino Club, en el centro; el hospital Lucio Molas; la Cámara de Diputados, Canal 3, el Centro Judicial de Santa Rosa, el Ministerio de Bienestar Social, entre otros, emitieron reportes de daños y anegamientos, algunos mayores y otros no tan importantes. En la ruta 35, en el ingreso norte de la ciudad, se produjeron nuevas caídas de árboles.
Una trabajadora del hospital Lucio Molas se comunicó con LA ARENA e informó que la cocina
estaba inundada y también la vieja morgue, en el subsuelo, hoy utilizado como depósito por el personal de limpieza. Carlos Delgado, subsecretario de Salud, se comunicó con este diario para llevar tranquilidad. Informó que todos los servicios estaban funcionando con normalidad, más allá de las filtraciones.

Asueto.
En la Legislatura, la vicegobernadora Norma Durango comunicó que se había dictado el asueto laboral para hoy, puesto que el edificio fue declarado en emergencia. "Se rompió un caño del desagüe. Está todo inundado y se cortó la luz", informaron desde el Poder Legislativo a esta redacción.
El Centro Judicial de Santa Rosa fue evacuado apenas minutos después de desatado el chaparrón. Luego de retirar a los trabajadores, decidieron cortar el suministro eléctrico en el edificio, cuyo subsuelo estaba inundado, afectando el área de archivo.
Desde la comuna reportaron que los cuencos de la calle Farinatti, en el barrio Malvinas Argentinas, y de Villa Martita, en la zona aledaña al Casino Club, estaban al límite de su capacidad. Temían que con la continuidad de las lluvias, se desbordaran y causaran más inundaciones. A su vez, la laguna Don Tomás todavía tenía capacidad para recibir más agua, según se informó.

Piquete en la Circunvalación.
En medio de la tormenta, al intendente Luis Larrañaga se lo vio junto al secretario de Obras Públicas en el barrio Santa María de La Pampa. Allí la comuna dijo que no habían tenido que evacuar a ningún vecino, pero sí hubo numerosas viviendas que fueron abandonadas por sus moradores.
Allí, sobre todo en las casas que están ubicadas en las manzanas más próximas a la esquina de Arriaga y Favaloro, el agua se agolpa con cada lluvia y demora en escurrir. El malestar de algunos de los moradores tomó el peor cariz. Decidieron cortar la Circunvalación Santiago Marzo, en ambos carriles, quemando neumáticos.
Pasadas las 22, la Policía comenzó a cortar los accesos para que ningún automóvil pasara por el lugar, puesto que se habían denunciado agresiones con piedras y palos contra los automovilistas. Los incidentes se trasladaron luego hasta la rotonda del Avión. Pasadas las 23, el grupo de jóvenes y adolescentes todavía causaban desmanes, según reportó la Policía.

Defensa Civil.
Durante y tras la fuerte tormenta, se pudo ver en varios sitios de la ciudad a personal de los entes de emergencia. Según indicó a última hora de ayer el director de Defensa Civil (DC), Gustavo Romero, trabajaron en conjunto y "bien" Bomberos, la Municipalidad, la Policía y DC. Lo hicieron desde los primeros minutos en que se comenzaron a recibir los llamados telefónicos por anegamientos en varios puntos y hasta varias horas después de la lluvia.
Romero indicó que los lugares "más complicados" fueron los barrios Santa María de La Pampa, algunos sectores del barrio Aeropuerto y buena parte de Zona Norte. Al momento de ser consultado, si bien no contaba con números precisos, indicó que tenía conocimiento de la existencia de "algunos evacuados".
Puntualmente en cuanto al trabajo de Defensa Civil, Romero detalló que se operó hasta altas horas de la noche con una lancha en la calle Stieben y con el vehículo especial anfibio Unimog en el barrio Aeropuerto, mientras que otras dos cuadrillas en camioneta fueron destacadas una para asistir a familias damnificadas en toda la ciudad, y la otra en tareas de ordenamiento del tránsito en la zona céntrica.
"En los primeros minutos vi varios choques, no tanto por imprudencias sino porque el agua arrastraba a los autos", narró. Por otra parte, el director de Defensa Civil indicó que alguno cortes de energía en zonas anegadas de la ciudad fueron solicitados puntualmente por DC o por Bomberos para evitar descargas eléctricas que podrían haber acarreado desgracias mayores.

Para hoy, más lluvia.
Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), para hoy se espera una jornada con más lluvias y tormentas. Se anuncia una mínima de 15º y por la mañana probabilidad de chaparrones y tormentas, con vientos moderados del sur. Para la tarde, la máxima llegaría a 28º y se mantiene el anuncio sobre posibles chaparrones y tormentas, con el viento rotando al este. Para mañana no se esperan lluvias -la máxima sería de 29º- mientras que el domingo por la noche nuevamente habría precipitaciones.