Gobernador deberá justificar valores

El pleito entre el Tribunal de Cuentas y el Ejecutivo provincial sobre los montos de obras públicas adjudicadas muy por encima de los presupuestos, se salvará si en el decreto pertinente el gobernador se responsabiliza de las diferencias.
En el acto administrativo, es decir en el decreto donde se refrenda la adjudicación de una obra pública licitada por la Provincia, deberá dejarse constancia que en caso de un aumento notorio de la oferta aceptada y el presupuesto, la responsabilidad es exclusiva del gobernador.
Esta es una de las disposiciones acordadas entre el Tribunal de Cuentas de la Provincia y Obras Públicas en el marco del pleito que mantienen por las exageradas diferencias entre lo presupuestado y lo ofertado en varias obras públicas, lo que motivó la observación del organismo de control al no recibir una explicación que justificara esa variación en los números.
Según el presidente del organismo de control, José Sappa, durante estos días, personal de Control Previo del Tribunal de Cuentas y funcionarios de la Dirección de Obras Públicas estuvieron delineando los pasos administrativos a seguir para la convalidación de las adjudicaciones objetadas, previéndose que en el transcurso de las próximas dos semanas queden liberadas las obras observadas.
La responsabilidad correrá por cuenta del gobernador, quien en el decreto ratificatorio de la adjudicación deberá dejar constancia de la justificación de los valores.
De seis licitaciones objetadas, con diferencias de hasta el 50 por ciento, ya se aclararon las referidas a una convocada por la Administración Provincial de Energía (sobre cantidad de maquinaria a emplear en la obra y el tiempo de trabajo de cada una) y la remodelación de parte del hospital Lucio Molas, donde las empresas oferentes ampliaron la cantidad de techos y paredes a refaccionar.
Desde hace unos meses, el Tribunal de Cuentas ha objetado una serie de obras provinciales ante la falta de justificación del incremento de los valores adjudicados, en algunos casos hasta el 50 por ciento por encima del presupuesto. "No tenemos una explicación técnica y las que recibimos son incorrectas y sin sustento", le había dicho Sappa a LA ARENA luego de publicar el diferendo existente.
El argumento del Ejecutivo, al menos expresado en forma verbal al Tribunal de Cuentas, es que la mayoría de las variaciones respondían al incremento de los índices inflacionarios y, especialmente, en los rubros vinculados con la construcción.