Gobernadores, sin acuerdo tras la cumbre con Macri

EL PRESIDENTE QUIERE UN CONSENSO FISCAL

Se anunció que Buenos Aires retira la demanda en la Corte por el Fondo del Conurbano para lograr una “solución gradual”. Nación dio marcha atrás con el impuesto a los vinos, el champagne y la cerveza.
La foto que el presidente Mauricio Macri esperaba tener con todos los gobernadores no pudo ser. O al menos deberá esperar porque el encuentro que realizó ayer en la Casa Rosada con los mandatarios provinciales, entre ellos Carlos Verna, dejó algunas iniciativas puestas sobre la mesa de parte de Nación pero sin respuestas concretas del otro lado.
La intención del Ejecutivo nacional es acordar un pacto fiscal para bajar el déficit y eliminar impuestos distorsivos, una propuesta que será estudiada por las provincias y que tendría una respuesta dentro de una semana.
“Le clavaron el visto”, bromeaba una fuente cercana a la reunión en la Rosada y a tono con los tiempos de redes sociales que dominan hoy. De esa manera graficaba la respuesta de los mandatarios provinciales. Verna no habló con la prensa (lo hará hoy en un acto oficial en Dorila, según adelantaron anoche desde el Ejecutivo).
Macri reunió a los mandatarios en el Salón Eva Perón, en lo que fue el primer encuentro sectorial para intentar llegar a “consensos básicos”.
La negociación pasó a un cuarto intermedio hasta la semana próxima y en el medio habrá reuniones de funcionarios nacionales con las provincias para “pulir” el acuerdo y “escuchar las inquietudes y las contribuciones de cada jurisdicción”, señaló a la prensa el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.
En el marco de la convocatoria hubo dos noticias relevantes: Buenos Aires retira la demanda en la Corte Suprema de Justicia por el Fondo del Conurbano para lograr una “solución gradual” que le habilitaría un ingreso extra de 20 mil millones de pesos por año y, por otro lado, el Gobierno nacional dio marcha atrás con el impuesto a los vinos, la cerveza y las bebidas espumantes.

Reforma tributaria.
“Presentamos una propuesta de consenso fiscal que involucra varias cuestiones. La primera es la ratificación del compromiso de la Nación y las provincias de avanzar en un sendero firme y gradual hacia el equilibrio de las cuentas públicas”, afirmó Frigerio.
Dijo que también se habló sobre “la necesidad de ir hacia una reforma tributaria tanto a nivel nacional, como subnacional, para bajar el peso de los impuestos distorsivos sobre la economía”.
El titular de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó que el Gobierno espera que “todas las cuestiones fiscales que están arriba de la mesa tengan una resolución y así poder empezar frescos una nueva etapa que lleve a una Argentina con equilibrio fiscal, eliminando los impuestos distorsivos”.
Y precisó que la Casa Rosada planteó “el desistimiento cruzado de todos los juicios que abarcan a las provincias contra la Nación, la Nación contra las provincias y las provincias entre sí, lo cual elimina enorme pasivos contingentes que están actuando como una espada de Damocles para las finanzas públicas de los distintos distritos”.

Apuro.
Frigerio explicó que se trata de “una suerte de borrón y cuenta nueva” que, a su entender, “ha sido recibido de buena manera” por los gobernadores. Y reconoció que “los tiempos son bastante perentorios”.
“La idea es tener sancionada la ley de acuerdo fiscal antes de que esté sancionado el Presupuesto y todo esto debe ocurrir antes de fin de año”, indicó.
La reforma tributaria que presentó el Gobierno apunta a la modificación de los tributos relativos a los aportes y contribuciones de la seguridad social, el Impuesto a las Ganancias corporativas y personales; transferencias de inmuebles y el IVA, así como también sobre los impuestos internos, a los créditos y débitos bancarios e Ingresos Brutos.
La iniciativa propone que tanto la reforma tributaria nacional como la provincial se implementen en un plazo que puede ir de uno a los cinco años, de acuerdo con cada modificación específica.
Los únicos gobernadores que se ausentaron fueron los de San Luis, Alberto Rodríguez Saá; de Santa Cruz, Alicia Kirchner; y de Neuquén, Omar Gutiérrez: en su lugar, estuvieron los vicegobernadores, Carlos Ybrhain Ponce y Pablo González; y el ministro de Economía e Infraestructura, Norberto Bruno, respectivamente.