Golpearon a un anciano para robarle 3.000 pesos

EN SU CASA

Omar Branca, un santarroseño de 77 años fue víctima de un brutal asalto a manos de cuatro desconocidos que irrumpieron ayer a la madrugada en su vivienda mientras él dormía en su habitación. El hecho ocurrió a las 3 en el domicilio ubicado en Oliver 22, sitio donde el damnificado vive solo, ya que enviudó hace tres años y medio. Según fuentes de la Seccional Primera, Branca estaba durmiendo cuando sintió que alguien había ingresado a su vivienda tras forzar la puerta del garage.
“El hombre dijo que los escuchó entrar, pero cuando quiso incorporarse de la cama ya los tenía encima. Le pegaron patadas y golpes de puño por todo el cuerpo, le desfiguraron el rostro. Le decían que si no les daba el dinero lo iban a matar. Lo golpearon mucho y es un milagro que esté vivo”, dijo un oficial.

Jóvenes.
En la denuncia radicada por el hombre, consta además que “los delincuentes no tenían más de 30 años y que estuvieron adentro de la casa durante unos 20 minutos. Finalmente, informaron las fuentes, “los ladrones se fueron de la casa con una suma que ronda los 3.000 pesos, el único dinero que había en la casa. Tras la golpiza, el hombre se incorporó como pudo, y llamó al 101 y a los vecinos. Cuando llegamos había sangre por todos lados”.
Branca fue atendido en el Hospital Lucio Molas. Al cierre de esta edición, los responsables no habían sido identificados y la policía tampoco tenía demasiados indicios sobre ellos. “Seguramente se va a trabajar con las cámaras de seguridad. Teniendo en cuenta de que el domicilio está en un lugar céntrico, estimamos que el sistema de videovigilancia puede ser una de las claves a tener en cuenta para identificar a los delincuentes”, dijo una fuente abocada a la investigación del caso.

Antecedente.
No es la primera vez que el hombre pasa por una situación de este tipo. Hace varios años, cuando su esposa vivía, ambos fueron víctimas de un atraco a mano de dos jóvenes delincuentes que los golpearon, redujeron, y les llevaron varias prendas de la casa Sol Deportes, un local de ropa que el matrimonio tenía en la calle Gil y Alvear.
Aquella vez los responsables del hecho fueron perseguidos y cercados en una casa del Matadero, y se recuperaron más de 700 pesos y costosas prendas que habían adquirido los detenidos con parte del botín.
Las fuentes consultadas entonces, informaron que los dos atracadores, de 23 y 21 años, quedaron detenidos en la Alcaidía y la Seccional Primera. Días más tarde, en una rueda de reconocimiento, serían señalados por Branca y su mujer como las personas que los asaltaron.