González, con prisión preventiva por 60 días

ROBOS A COMERCIOS NALDO LOMBARDI Y CENIZO CAMPING

Un hombre que fue detenido durante la última semana en la ciudad mendocina de San Rafael permanecerá detenido por 60 días, hasta el 18 de marzo, tras la audiencia de formalización realizada el lunes pasado, por el presunto robo agravado cometido contra dos centros de venta de electrodomésticos de Santa Rosa.
La decisión fue tomada por el juez de Control, Fernando Rivarola. El acusado es Daniel Alejandro González Dávalos, un vendedor de ropa ambulante de 28 años y nacido en la provincia de Mendoza, quien está sospechado de haber sustraído variados objetos de las firmas Naldo Lombardi y Cenizo Camping.
El primer hecho se produjo el 20 de julio del año pasado a la madrugada cuando, según la acusación, González Dávalos ingresó al local ubicado en Avellaneda 122 -después de abrir un boquete sobre la chapa del techo y el cielorraso del depósito- y sustrajo 26 tablets, seis notebooks, tres autoestéreos, un juego electrónico, una consola y perfumes.
Presuntamente, de acuerdo a las fuentes de la investigación, el hombre fue captado por las cámaras de seguridad descendiendo por una soga.
Por otro lado, el robo a Cenizo Camping ocurrió el 11 de agosto último también a la madrugada. En ese caso dos personas entraron al depósito después de forzar el techo de fibrofácil, rompieron el candado que aseguraba la jaula en el sector de armería y se llevaron once armas de diferentes marcas y calibres.

Pruebas.
El pasado lunes, en la audiencia de formalización, el fiscal Máximo Paulucci informó sobre la calificación legal de ambos hechos, pidió que González Dávalos quede detenido hasta la finalización del proceso, considerando que podría fugarse y obstaculizar la investigación, y además requirió que se abran los celulares de su pareja y de su madre.
La defensora oficial Silvia Annecchini se opuso a la prisión preventiva, al considerar que la fiscalía no había acreditado los peligros de fuga y obstaculización, y subsidiariamente propuso que quede bajo arresto domiciliario en una vivienda de la localidad de Intendente Alvear y que se le imponga una restricción de acercamiento a ambos comercios.
Rivarola resolvió que la prisión preventiva se extienda hasta el 18 de marzo y también autorizó la apertura de los celulares secuestrados para que se realice “un examen exhaustivo de los dispositivos, las comunicaciones y contactos entre julio y agosto de 2015, fotos y mensajes y archivos vinculados única y exclusivamente sobre los hechos que se investigan”.
En esta investigación, además, está formalizado Carlos Iván Andrada, un pintor y lavacoches santarroseño de 31 años, por el delito de robo agravado por escalamiento en perjuicio del comercio Naldo Lombardi. El hombre estuvo detenido durante 15 días.

Extienden preventiva.
Gustavo Cabral, el joven de 27 años que mató a golpes a Hugo Daniel Cabrera el pasado 12 de enero en Villa Germinal, deberá comparecer hoy ante la Justicia para afrontar la audiencia en la que el fiscal Oscar Cazenave pedirá una extensión de la prisión preventiva hasta la finalización del proceso. Se espera también que el representante del Ministerio Público solicite al juez que el cambio de carátula del caso ya que, al momento de ser detenido Cabral, la víctima aún no había fallecido y el hecho fue rotulado como “lesiones graves”. Ahora, la causa sería causa podrá ser caratulada como “homicidio simple”.
La madrugada del 12 de enero, el albañil Hugo Daniel Cabrera, había concurrido junto a su mujer y sus hijos a un cumpleaños de una beba de un año que se celebraba en el salón de usos múltiples de Villa Germinal. Allí también estaba Cabral (27), el sobrino de su pareja con el que tenía problemas desde hacía algún tiempo. Cerca de las 4.40, después de haber comido asado, Cabrera se retiró de la fiesta con destino a su casa, pero en el camino, sobre la calle Antártida Argentina casi Erracalde, Cabral lo interceptó y ambos se trenzaron en una riña cuerpo a cuerpo. Los testigos, le dijeron al fiscal que Cabral le dio una trompada a Cabrera, lo tumbó al piso y que, una vez en el suelo, le dio tres o cuatro patadas que lo dejaron inconsciente. El albañil murió 14 horas después en el Hospital Lucio Molas.