“Había un retraso normal en las causas”

JUEZ FEDERAL SUBROGANTE, LUIS SALAS

El juez federal subrogante de Santa Rosa, Luis Salas, también ejerce en el Tribunal Oral Federal n° 1 de Capital Federal. Fue presidente de la Red Latinoamericana de Jueces, y hoy vice para Sudamérica.
El juez federal subrogante de Santa Rosa, Luis Roberto José Salas, aseguró que con la nueva tecnología está en condiciones de cumplir con su cargo “como si estuviera los 5 días” en la capital provincial. El magistrado comparte sus funciones entre el juzgado del Tribunal Oral Federal 1 en Buenos Aires del que es titular desde 2004, con su designación desde el pasado 23 de junio en Santa Rosa que se prolongará por lo menos hasta el 30 de noviembre próximo.
En diálogo con LA ARENA el funcionario judicial dijo que puede “perfectamente” cumplir con ambas obligaciones.
-¿Encontró mucho retraso en las causas?
-No podría decir eso, porque creo que en todos los juzgados hay algunas demoras. Diría que lo normal, lo previsible. Lo que puedo decir es que tenemos aquí un tribunal con un personal brillante, que tiene la camiseta puesta para sacar el trabajo. Me pone orgulloso, y me da cierta tranquilidad.
-¿Cómo hace para cumplir con sus dos obligaciones?
-Durante tres días estoy dedicado al Tribunal Oral Federal en Buenos Aires, comprimo en tres días lo que antes hacía en cuatro; y mientras tanto me mantengo al tanto de todo lo que sucede aquí, porque en cuanto a indagatorias nos manejamos con video conferencia, firmo órdenes allanamientos y resoluciones por scanner. Es como si estuviera acá, donde sí estoy físicamente jueves y viernes; pero además sábados y domingos también estamos pendientes; y por ejemplo la semana anterior me quedé el sábado porque había una causa que lo ameritaba.
-Su primera resolución conocida fue porque no concedió un amparo por la cuestión del gas.
-Sí, pero La Pampa no fue la única provincia en ese sentido. Hay una jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia que establece que en juicios de acciones colectivas se tramita en el primer tribunal que previene, y así todo se concentró en la Cámara Federal de La Plata. Se hace para evitar lo que se llama “escándalo jurídico”, que no haya resoluciones disímiles, y lo termina resolviendo la Corte. Yo resolví marcando la diferencia de particulares con pymes, porque podía haber una fuerte pérdida de fuente laboral, con un incremento muy grande con un insumo fundamental que es el gas, máxime considerando el lugar donde estamos, y porque los hoteles, por ejemplo, atienden publico y corrían riesgo de cerrar el negocio.
-¿Qué otros temas le tocó abordar?
-Algunas causa sobre drogas, trata de personas y una resolución por un delito de lesa humanidad, procesando en lo que sería desprendimiento de una causa que no había sido elevada por delitos de abusos y violaciones. En cuanto a drogas, el trabajo nuestro es de investigación, ordenar medidas, observaciones, filmaciones, y órdenes de allanamiento.
-¿Le toca conducir la Policía Federal?
-No conduzco la policía, sino que se comporta como auxiliar, tanto la federal como la provincial. De hecho trabajamos más con la provincial porque tiene más medios, personal y su área específica para el narcotráfico.
-¿Hay más presencia de droga en La Pampa?
-Depende con qué lo comparemos. Respecto de años atrás por supuesto, hay un tráfico más presente; pero claro, comparando hay otras zonas más azotadas por el flagelo de la droga.
-Un funcionario provincial afirmó que la Justicia Federal no actuaba en La Pampa.
-Lamento esa afirmación, porque la verdad que es desconocer lo que se está haciendo, el trabajo del juzgado con la policía, las detenciones últimas, las investigaciones, y el secuestro de droga que hubo en estos dos meses y medio.
-Usted es nacido en Santa Rosa y tiene buena parte de su familia.
-Sí, mi mamá se llama Nilda María Inés, y tiene 90 años; tengo dos hermanos viviendo aquí, Pedro que es abogado, y Guillermo que es camarista civil además de una hermana, Amalia María José, que vive en Chile. Tengo tres hijos, Leandro (27), Lucia (15) y Luca (13).
-¿Cuál ha sido su trayectoria?
-Me fui en el 94, estudié en Santa Fe, donde me recibí en tanto trabajaba como empleado en tribunales. Después, a tres meses de recibido, me designan como secretario correccional en General Pico con Tomás Esteban Mustapich; luego fui secretario civil, y gané el concurso en Bahía Blanca y en 1987 entré como secretario civil por concurso. Estuve hasta 1994, cuando me nombran fiscal general adjunto con Stornelli. Me tocó trabajar en algunos asuntos pesados, como el de la venta de armas a Ecuador. Después fui defensor de instrucción general en la Cámara del Crimen de Buenos Aires, y en 2004 gané el concurso para juez en el Tribunal Oral n° 1 donde estoy hoy. Antes estuve en el concurso del Federal, y quedé tercero por delante de Daniel Rafecas, y luego Montenegro, Carlos Ercolini y Ariel Lijo.

Hay 32 expedientes por Izaguirre.
El ex subsecretario de Adicciones y Lucha contra el Narcotráfico, Claudio Izaguirre, formuló una serie de denuncias -después de haber renunciado a su cargo, enemistado con el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno-, que hoy tienen continuidad en la Justicia Federal.
Izaguirre, luego de renunciar -había sido propuesto por el propio Tierno-, se despachó en este diario con una serie de denuncias que más tarde tendrían repercusiones en la Justicia. Izaguirre había señalado una supuesta falta de compromiso del ministro Juan Carlos Tierno, al afirmar que notó “un deseo de no actuar sobre la venta minorista en las ciudades”, y que las intenciones “eran no hacer nada”, además de referirse a predios de producción de marihuana y pistas de aterrizaje ilegales “por donde ingresan armas, droga y todo lo que quieran entrar”. Fue más preciso al indicar que habría once predios donde se produce marihuana y 60 pistas de aterrizaje en La Pampa.
En razón de toda esa información, que naturalmente se debe verificar, en el Juzgado Federal de Santa Rosa se formaron 32 expedientes, separando las distintas causas. Los expedientes quedaron en manos de la fiscal subrogante Adriana Zapico, a quien le corresponderá determinar posibles responsabilidades.
El juez Luis Salas sostuvo que “se decidió delegar en la fiscalía, porque resulta en este caso más eficaz el ministerio publico donde se desempeña la fiscal subrogante”. Obviamente las resoluciones que puedan concluir en un eventual llamado a indagatoria o detenciones, correría por cuenta del Tribunal “a pedido de fiscalía”.

Compartir