Hallan ternero mutilado

EN ZONA DE QUINTAS

Una familia que reside en zona de quintas de Santa Rosa y Toay, dio a conocer en los últimos días una nueva aparición de un animal mutilado. El llamativo suceso ocurrió en la madrugada del miércoles, en un predio rural ubicado en la esquina de las calles Raul D’atri y Bertón. Luis Díaz, propietario del lugar, comentó que el ternero había nacido el martes y no presentaba signos vitales, por lo que dejaron el cuerpo tirado cerca de unos caldenes. En un principio todo pareció ser una muerte normal, pero durante la mañana del miércoles, el hijo del propietario del predio, Walter Díaz, recorrió el lugar donde estaba el cuerpo tirado y se encontró con que el ternero presentaba evidentes señales de haber sido mutilado: “Tenía las orejas perfectamente cortadas, no tenía la lengua ni los dientes, y la quijada (carretilla) completamente pelada, además no había sangre”, dijo Díaz.
El extraño acontecimiento despertó la curiosidad de la familia y de sus vecinos, a quién les comentaron sobre lo sucedido y rápidamente la noticia se viralizó por la zona de quintas de Santa Rosa y Toay. Con respecto a las marcas y cortes que presentaba el cuero del animal, la mujer de Luis Díaz expresó que “esos cortes que tenía en la paleta eran perfectos, como si las hubiesen hecho con un compás, y hasta da a pensar que le sacaron sangre”.
Los hombres, que en la tarde del jueves seguían sorprendidos por el hallazgo, estimaron que “esto no lo puede haber hecho un animal carroñero o un perro”.

Un caso más.
En la década del 2000 hubo una seguidilla de animales que aparecieron mutilados en varios campos pampeanos y de otras provincias del país. En aquella oportunidad, al igual que en esta ocasión, los cortes que presentaban los animales eran de similares características. Nunca se supo quienes eran los responsables e incluso mucho se habló de la presencia de ovnis y otras supuestas fuerzas sobrenaturales o apariciones. Rubén Oscar Lastre, investigador del fenómeno Ovni, estuvo durante la tarde de ayer en el predio rural de Díaz y comentó que este caso “es uno más” comparado con los anteriores y además dijo que “sin dudas es ocasionado por ovnis”. De todas maneras hubo algo que le llamó más la atención: “Fue una lástima que el perro se haya comido el cuerpo del ternero, lo que me resultó extraño que haya sucedido eso, porque, por lo general, cuando ocurre algo así, los animales no se acercan”. Si bien el hecho ocurrió en cercanías al predio urbano de la ciudad, Lastre no le quitó mérito a la presencia de extraterrestres, “las grandes marcas circulares encontradas en varios sembradíos de maíz en Londres, por ejemplo, sucedieron en cercanías a la ciudad”.

Compartir