Harán denuncia civil por el Promeba

VECINOS DE VILLA GERMINAL DEMANDARAN AL IPAV Y A LA EMPRESA ULIMA

Los vecinos de Villa Germinal y Zona Norte afectados por obras inconclusas o deficiencias en las viviendas construidas por el Programa de Mejoramiento Barrial (Promeba) presentarán una denuncia civil contra los funcionarios del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (IPAV) y contra los responsables de la empresa Ulima Construcciones, una de las firmas que estuvo a cargo de las obras.
Sergio Guiñazú, presidente de la Comisión Vecinal de Villa Germinal, informó ayer que acudirán a la justicia civil, en primer término con lo que denominó “un caso testigo” y luego con “una seguidilla de denuncias” ya que los afectados por las deficiencias son “entre 200 y 300.
“La demanda civil será por daños y perjuicios, vamos a tratar que todos los damnificados hagan su denuncia porque el Estado no actuó como corresponde y aún hoy no hay una solución. Pasaron tres años y no hubo una respuesta positiva, y no hablamos de un Megaestadio o de un palacio, son casas de gente humilde y trabajadora que merece vivir dignamente”, dijo Guiñazú.
El dirigente ofreció una conferencia de prensa junto al abogado Néstor Adam, que es el encargado de llevar adelante la demanda civil y quien, según explicó, buscará “un resarcimiento económico para todos los afectados”.
“La denuncia se inicia con el caso testigo de Justiniano Villar, un vecino al que se le desmanteló el baño por completo, nunca lo pudo solucionar y hace dos años que está en esa situación. Fue infinidad de veces al IPAV y a Obras Públicas y nunca tuvo respuesta. Hay muchos casos más para reclamar civilmente, es un perjuicio importante no solo económico sino moral, a su familia porque pasaron muy malos momentos, son dos personas jubiladas que no merecen tener que vivir todo esto”, lamentó Adam ante los medios.

Juzgados.
La causa había caído en el Juzgado Civil 3, a cargo de Guillermo Salas, pero por una razón de parentesco con el presidente del IPAV, Roberto Vassia, se hizo una recusación y el nuevo sorteo recayó en el juzgado civil 5, a cargo de Gabriela Pivotto.
“Entendemos que el organismo ejecutor en la provincia es el IPAV, porque es el encargado de contratar a los inspectores, y al ver la casas mal hechas y con deficiencias está claro que falló el control. En el caso de Justiniano le hicieron un desastre, en la competencia civil hay que analizar el perjuicio que se pudo haber producido, a partir de eso se analiza cada caso”, explicó el profesional.
Vale recordar que en junio pasado se supo que la Justicia Federal de Santa Rosa archivó la causa en la que se investigaban supuestas irregularidades en la ejecución del Programa en Villa Germinal. Las denuncian apuntaban contra los funcionarios del IPAV que estaban a cargo del área.

Nacional.
El expediente había llegado a la Justicia Federal por tratarse de obras que si bien habían sido licitadas por el IPAV, eran financiadas a través de un programa nacional, nacido bajo la órbita del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación y con el aporte de fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Su finalidad era mejorar la calidad de vida y contribuir a la inclusión urbana y social de los hogares de los segmentos más humildes de la población residentes en villas y asentamientos irregulares.
En total fueron 80 los vecinos de Germinal que presentaron distintas denuncias por irregularidades. Las deficiencias están relacionadas con construcciones externas, veredas, alumbrado y cordón cuneta, y también internas como obras incompletas e instalaciones eléctricas y conexiones en mal estado
“La responsabilidad civil y la penal va por carriles diferentes, y es cierto que son delitos que son difíciles de investigar o puede ser que no haya habido mucho entusiasmo por investigar. Con la demanda lo que se busca es un resarcimiento económico, obviamente lo ideal sería que el IPAV realice una nueva licitación y se hagan bien las casas para que todos los vecinos tengan su solución”, detalló Adam.

Denunció amenazas
En el final de la conferencia Guiñazú aseguró que cuando comenzó a moverse para impulsar la denuncia civil recibió amenazas, muy similares a las que también había denunciado hace un tiempo cuando se presentó la demanda penal. “Llegó una nota a mi casa hecha con letras de papel de diario donde me dicen que me ‘deje de joder’ y me calle. También me hicieron un ataúd, por eso lo hago público ahora y voy a ir a la policía para hacer la denuncia correspondiente”, afirmó el dirigente vecinal.