Hay ocho comedores cerrados

POR PARO, COMUNA LLEVARA VIANDA A 1.500 PERSONAS

Ocho de 13 comedores municipales no trabajan desde el miércoles por el paro decretado por el SOEM. Los que sí están funcionando proveerán de las viandas a los afectados por la medida de fuerza.
“Estamos muy complicados”, reconoció el director de Desarrollo Social de Santa Rosa, Sandro Martín, con referencia a los comedores municipales afectados por el paro del SOEM.
En diálogo con Radio Noticias dijo que de los 13 sólo funcionan cinco: Escuela 92, Barrio Los Hornos, Comercio, Escalante y Plan 5000, en los que su personal no adhirió a la protesta.
Frente a este panorama, el funcionario explicó que la alternativa para llegar con la asistencia alimentaria es que en los comedores que funcionan se hagan las 1.500 viandas que no se entregan desde el martes.
Agregó que en un paro anterior fueron los funcionarios los que se encargaron de las comidas, pero que hubo resistencia y problemas con los empleados que protestaban en sus lugares de trabajo. “Fue un error, porque no todos tiene la misma disposición y no quiero tirar más leña al fuego”.
“El reclamo de los trabajadores es justo, pero la comuna es rehén de este aumento dispuesto por la Provincia”, agregó.
Actualmente la comuna asiste a 2.300 personas en los 13 comedores, y desde marzo se registró un aumento de esa asistencia del 60 por ciento, debido a la agudización de la crisis económica. “La situación se agrava y ahora aparecen muchos problemas habitacionales, mucha gente en situación de calle y muchos desalojos, y no podemos dar respuestas”, se quejó Martín.
¿Y qué pasará en el mediano plazo? “Espero que tengamos menos comensales en los comedores y que la comuna pueda dar respuestas en lo económico, que haya recursos”.
Martín advirtió que la falta de obras públicas en la ciudad ha incidido en una mayor desocupación. “Espero que todo mejore y que haya trabajo”.
“Al asumir tenía muchas ideas para hacer cosas, pero no pudimos hacer nada, estamos siempre atajando penales. Hemos ido a Buenos Aires a pedir plata, como lo hacemos en todos los lados, pero está todo muy difícil y es algo desgastante porque no se puede hacer nada”.
“Siento una gran impotencia porque la ciudad está devastada, algo que sabe el gobernador. La plata que le hace falta a la ciudad no llega, se ponen palos en la rueda y los perjudicados son los vecinos”, sostuvo el director de Desarrollo Social.
-Como radical que es, ¿qué siente al haberlo votado a Macri?
-Metiste el dedo en la llaga. Le dije a Leandro (Altolaguirre) de ir a verlo a Macri porque él ganó gracias al radicalismo. Y para Nación (ayudar a la capital pampeana) es un vuelto. El intendente está tratando de abrir puertas, pero no sé hasta cuándo vamos a estar así. Hay que decirle a Mac Allister que Santa Rosa también existe y que active la llegada de fondos a Santa Rosa y a La Pampa.

Compartir