“Hay que cambiar la legislación ambiental”

BERHONGARAY EN CAMPAÑA

En medio de la campaña electoral con vistas a las PASO de agosto, el precandidato a diputado nacional Martín Berhongaray visitó el pasado jueves la localidad de Intendente Alvear, donde manifestó que impulsará en el Congreso de la Nación “una reforma integral de la legislación ambiental y de los recursos naturales que se aplica en Argentina”.
“Es necesario introducirle modificaciones muy importantes a la Ley General del Ambiente y reemplazar la Ley de Régimen Ambiental de Aguas para defender con más eficacia nuestros ríos y todos los recursos naturales que pertenecen a La Pampa”, agregó Berhongaray, que competirá en las PASO dentro de Cambiemos con el macrista Martín Maquieyra y el también radical Francisco Torroba, quienes buscar renovar su banca en la Cámara baja.
Sobre la normativa vigente, el actual legislador provincial del radicalismo señaló que “son muy blanditas y permisivas las leyes nacionales que regulan la administración y el manejo de los recursos naturales que son compartidos por dos o más provincias, como es el caso del Atuel, el Salado, el Colorado y el río V”.
“No le vamos a dar el gusto a los que quieren que nos acostumbremos a los comportamientos arbitrarios que vienen teniendo muchas de las provincias que están ubicadas aguas arriba y que, por su privilegiada ubicación geográfica, cometen abusos y se aprovechan de la mayor vulnerabilidad de las que estamos aguas abajo”.

Integralidad.
Planteó la necesidad de “introducir reformas legislativas que fortalezcan el principio de unidad de cuenca que significa concebir a las cuencas hídricas en su integralidad y otorgarle verdadera participación en cada una de las decisiones de manejo a todas las provincias que son copropietarias de los recursos”.
“Un claro ejemplo del poco respeto al principio de unidad de cuenca es el caso del Río V, donde aún San Luis que es la provincia donde nace no integra el comité de cuenca. Así es difícil avanzar en el diseño de un plan de manejo integral de la cuenca que permita decidir la mejor manera de disponer y administrar los excedentes hídricos, favoreciendo un escurrimiento ordenado de las aguas que alivie la preocupante situación que afecta a muchas localidades y vecinos”.