“Hay cosas que no quedan claras”

SIGUE LA BUSQUEDA DE CLARA ANAHI MARIANI LUEGO DEL ANUNCIO FALLIDO

Respecto al comunicado emitido el jueves por la Fundación de Mariani en La Plata, Ramos Padilla lo definió como “un error comunicacional bien intencionado de personas que quieren mucho a Chicha”.
La Fundación Clara Anahí ratificó ayer que la abuela de Plaza de Mayo María Isabel “Chicha” Chorobik de Mariani “sigue buscando a su nieta”, al tiempo que subrayaron que “hay cosas cosas que no quedan claras” respecto a los presuntos informes genéticos con los que se acercó la mujer que aseguraba ser la hija de los militantes asesinados.
“Hay un montón de cosas que no quedan claras. No queda claro si existió una cadena de custodia, no queda claro cuál fue la sangre que se analizó en ese laboratorio privado” de la provincia de Córdoba que indicaba que había un 99,9 por ciento de probabilidades de que la mujer fuera Clara Anahí Mariani Teruggi, sostuvo el biógrafo y colaborador de la referente de derechos humanos, Juan Martín Ramos Padilla.
En una conferencia de prensa en la sede de la entidad, en La Plata, el joven periodista resaltó que “los informes del Banco Nacional de Datos Genéticos de junio y otro entrecruzamiento de ayer (viernes) dicen que queda excluida la relación filial entre María Elena (la mujer que se afirmaba ser la nieta desaparecida) y Chicha Mariani”.
“Por eso, la búsqueda de Clara Anahí continúa y por eso desde esta casa se sigue buscando la verdad como se hizo siempre y se sigue investigando”, destacó.
Acerca del comunicado emitido por la entidad, Padilla lo definió como “un error comunicacional bien intencionado de personas que quieren mucho a Chicha”.
“Queremos decir con mucho dolor y mucha tristeza que hace dos días hubo un entusiasmo de todos a partir de un comunicado de la Asociación Anahí. Una de las personas que firma ese comunicado es Leticia, que es muy querida por Chicha y está permanentemente trabajando junto a ella”, señaló.
Asimismo agregó: “Leticia se dejó llevar por la emoción de una persona que se acercó con un informe que daba un resultado positivo y con ansiedad y ganas de transmitir una buena noticia comunicó esto”.

Estado de salud.
Al ser consultado sobre el estado de ánimo de la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, Padilla indicó que “Chicha está muy triste, dolorida. Estamos preocupados por su salud, pero está con la misma fuerza de siempre para seguir luchando”, subrayó.
Ramos Padilla, en tanto, manifestó la “esperanza” de que todo el “cariño y la solidaridad” expresado en las últimas horas se traduzca en “una revitalización de la lucha que se viene llevando adelante desde hace 39 años por la memoria, la verdad y la justicia”.

“No hubo error”.
En tanto, el fiscal a cargo de la Unidad Especializada en casos de Apropiación de Niños y Niñas, Pablo Parenti, aseguró que “no hubo ningún error del Banco Nacional de Datos Genéticos” en la fallida aparición de la supuesta nieta de Mariani. Y detalló que el viernes se reiteró el estudio de compatibilidad con las muestras de sangre almacenadas ” y el estudio está
perfectamente hecho y volvió a dar negativo”, por lo que “no hay ninguna correspondencia genética” entre la supuesta nieta y Chicha.
El fiscal explicó que la confusión se generó porque “la Fundación Clara Anahí anunció un supuesto hallazgo a través de un laboratorio privado, que es un procedimiento que no corresponde”, por lo que remarcó que “la lección de esto es que
los análisis hay que realizarlos como corresponde”.
También explicó que fue Mariani quien se presentó ante la Justicia para chequear los datos que figuraban en el estudio privado tras declaraciones del abogado de la joven que daban cuenta de un estudio realizado en el Banco que había dado negativo. “Acá no hubo ningún error del Banco de Datos Genéticos, acá hubo una historia al margen del Estado”, enfatizó el funcionario judicial, quien advirtió que el juez Ernesto Kreplak, quien está a cargo de la causa por la apropiación de Clara Anahí, la nieta de Mariani, “va a investigar lo que pasó”.

“Golpe duro”.
Parenti sostuvo que “lo que circuló hasta ahora, como información de forma no oficial, es que (en los estudios genéticos que
presentó la joven) habría habido un cruce entre esta chica y Chicha Mariani solamente, lo que en términos genéticos no es suficiente para establecer el vínculo entre nieta y abuela”.
Frente a esta hipótesis, el fiscal advirtió que se puede tratar de un caso de una chica que está buscando “su identidad por
todos los caminos posibles”, por lo que puede “haber actuado de buena fe” al presentarse con el estudio de un laboratorio cordobés frente a Mariani.
“Es un golpe duro para Chicha. Tiene 92 años y sigue buscando activamente. A la desazón de no encontrar a su nieta se suma esto. Esperemos poder encontrar a esta nieta”, manifestó Parenti en conversación con radio América.

No es nieta de desaparecidos.
El coordinador de la Unidad especializada en casos de apropiación de niños durante el terrorismo de Estado, Pablo Parenti, puntualizó que “la información genética de esta joven se comparó con todas las familias” que se encuentran en el Banco y “no es nieta de Chicha ni de ninguna familia de desaparecidos”.
El fiscal explicó que tras estos resultados, en junio se le comunicó a la chica sobre la incompatibilidad, pero remarcó que esto
no fue informado a Mariani ya que “molestar a cada familia de desaparecidos cada vez que hay un negativo no tiene sentido”. Parenti también dimensionó la importancia del Banco Nacional de Datos Genéticos, al puntualizar que “de los 119 casos de nietos recuperados, la mayoría son a través del Banco”.
El jueves se había anunciado a través de redes sociales que María Elena Wherli era Clara Anahí, la nieta que Chicha Mariani busca hace 39 años. Sin embargo, el viernes se confirmó que la mujer no tiene esa identidad, por lo tanto no es la hija de Diana Teruggi y Daniel Mariani, que fueron desaparecidos durante la última dictadura cívico militar.
El abuelo de Clara Anahí era pampeano. Enrique Mariani fue violinista y músico de renombre internacional. Murió en la provincia en 2003, cuando tenía 83 años, y sin poder conocer a Clara Anahí.