¿Hay que rehacer el tramo de Gualtieri?

REITERADAS ROTURAS EN EL ACUEDUCTO DEL RIO COLORADO

Las sospechas por las roturas en el Acueducto del Río Colorado apuntan casi coincidentemente al tramo que construyó Victorio Américo Gualtieri, el empresario que ganó la primera licitación para hacer la obra y que luego abandonó a medio hacer. Así lo señaló el dirigente Héctor Gómez, titular de la Fundación Chadileuvú, entidad que la semana pasada reclamó una acción legislativa para conocer la real situación del acueducto y las obras que fueran necesarias.
“El Acueducto iba a resolver el problema del agua de manera definitiva en gran parte de la provincia, pero nosotros, como todos los vecinos, nos damos cuenta que el acueducto tiene problemas”, sostuvo Héctor Gómez en la entrevista con Radio Noticias en la que habló sobre el pedido que la Fundación elevó a los diputados provinciales. “Si bien funciona casi siempre, en ciertos momentos se produce algún tipo de roturas y esto determina que por 2 ó 3 días hay una crisis hídrica en las localidades servidas por el Acueducto”.
Este simple escenario -más conocido para los santarroseños, que son quienes más padecen la salida de servicio- dieron pie al pedido de la Fuchad “para que la Legislatura haga algún tipo de investigación, ya sea una interpelación a Aguas del Colorado, o un pedido de informes, para saber cuántas veces se rompió el Acueducto, en qué fechas, lugar, cuál fue el motivo y cuántos días tardó en restablecerse el servicio”, detalló Gómez.
Existe la sospecha, indicó, de que “la mayor parte de las roturas se han producido en el tramo que hizo Gualtieri, el primer tramo”, el sector en el que, como se denunció reiteradamente en aquellos años, no se hicieron en su momento las pruebas hidráulicas que hubieran garantizado la correcta instalación de los caños.

Estudio integral.
Conocido el diagnóstico, el paso siguiente sería determinar con precisión cuál es la solución al problema y ponerla en práctica. “Me parece a mi que hay que hacer un estudio integral y una vez detectado el problema plantearse qué hay que hacer, si una reparación a fondo del tramo que está sometido a mayor cantidad de roturas, que parece ser ese primer tramo”.
Gómez planteó que si el Acueducto se rompe “con bastante frecuencia” cuando transporta menos de la mitad de su caudal de diseño -que es de 2 metros cúbicos por segundo-, la situación se agravará el día en que se haga la segunda parte, la que debería llegar hasta General Pico para abastecer a gran parte de las localidades del norte pampeano.
“El Acueducto está pensado con visión de futuro, para 30 años, y por eso se diseñó con un caudal de 2 metros cúbicos por segundo”, reiteró. “Entonces, con más razón hay que saber qué pasó, hacer un diagnóstico del estado actual y elaborar un proyecto para ver cómo se corrige todo esto”.
“Una cosa es que se rompa una vez cada tantos años, y otras es varias veces por año. Ultimamente ha habido varias seguidas pero no creo que sea culpa de quienes trabajan en la empresa reparándolo”, aclaró.