Homenaje a Angel Garay

El ex policía de Territorios, Angel Garay, quien el 8 de agosto de 1947 le envió una carta al presidente Juan Domingo Perón, dijo que a la distancia constituye "un motivo de orgullo haber tenido esa actitud", que sería el principio de la lucha pampeana por el río Atuel. El radiotelegrafista, que en aquel momento era el encargado del Destacamento Policial de Paso de los Algarrobos, estuvo ayer en la Cámara de Diputados, donde fue homenajeado por aquella acción.
Martín Berhongaray, autor de la iniciativa recordó que Garay "sintió el deber de comprometerse" con lo que estaba sucediendo en el paraje oesteño donde cumplía servicios, y destacó que "su relato crudo y desgarrador describía que familias enteras abandonaban el lugar porque se morían sus animales".
El legislador indicó que la ley sancionada determina que el Ministerio de Educación de la provincia tiene que acordar anualmente aquella conmemoración, y que se deberán arbitrar medidas "para la planificación y organización de actividades en todos los establecimientos educativos, de enseñanza pública y privada de la provincia".
Agregó que la idea es "fomentar el conocimiento sobre las implicancias sociales, productivas y ambientales derivadas del corte del río Atuel, y auspiciar la defensa y protección de los recursos naturales que pertenecen a la provincia de La Pampa".
Por su parte Juan Pablo Morisoli (PJ-vernista) dijo que adhería "fervorosamente" al proyecto de su par del Frepam, y recordó que en 2002, a instancias del entonces diputado provincial Oscar Santamarina -del que era asesor-, Garay había sido declarado "ciudadano ilustre" por la Legislatura.

Carta al presidente.
Por su parte el agasajado se dirigió a los presentes mencionándolos como sus "amigos", y recordó que asumió la actitud de dirigirse "al presidente de la Nación" para contar "la tristeza, la calamidad que se vivía" en la zona, cuando ante la falta de agua "los animales y los cristianos se morían. No sé si fue susto, miedo… acompañado por la juventud", reflexionó sobre su decisión de escribirle a Perón.
Recordó especialmente a una madre que con su hijo en brazos llegó llorando al destacamento policial. "El chico estaba muerto", rememoró. Eso lo llevó a escribir la carta al Presidente, dejando de lado todas las jerarquías en "un acto heroico", refirió el diputado Berhongaray.
Garay refirió que recibió contestación de que la nota había sido girada a la Dirección de Agua y Energía de la Nación, que sería el inicio de actuaciones que aún continúan por recuperar el agua del Atuel. Reveló que ha estado varias veces en la zona, y que "hoy las cosas están igual, o peor. Los pueblos no tienen que separarse, estar muy unidos el uno con el otro, son los funcionarios de turno los que están dejando pasar el tiempo", reprochó.

"Profunda tristeza".
Fue en 1940 que la sanción de la ley nacional 12650 dispuso la ejecución de la obra "Los Nihuiles" en la provincia de Mendoza, que terminó por embalsar el río Atuel, interrumpiendo su escurrimiento hacia el territorio pampeano.
Garay narraba en aquella carta al presidente que eran "cientos de familias que ya ni agua para tomar consiguen… Las familias enteras abandonan este lugar después de haber perdido todo su poco capital, y sinceramente señor Presidente la situación es de profunda tristeza".
Esa misiva -insólita por no haber seguido la vía jerárquica- culminó con el dictado de la Resolución n° 50 del año 1949 de la Dirección de Agua y Energía Eléctrica de la Nación, que ordenó con carácter provisorio la entrega de caudales a nuestra provincia con tres sueltas anuales de siete días de duración cada una, con destino a bebidas de poblaciones y ganado, riego de las praderas naturales y alimentación de represas y lagunas. Como se sabe esa disposición nunca se cumplió por parte de Mendoza.

Diploma.
Al culminar el acto, la vicegobernadora Norma Durango y los legisladores, le hicieron entrega a Angel Garay de un diploma recordando el acontecimiento.
En las gradas se pudo observar la presencia de miembros de la Fundación Chadileuvú, encabezados por su presidente Héctor Gómez, de la Fundación Alihuén y de la Asamblea Permanente por la defensa de los Ríos. Garay tiene hoy 94 años, y vive en Viedma, provincia de Río Negro.