“Hoy este hombro está dolorido”

SERGIO ORTIZ CONTO UNO DE SUS ENCUENTROS CON FIDEL CASTRO

El militante del Partido de la Liberación contó que en 1991 intercambió unas opiniones con el líder. Fidel compartió sus observaciones, lo felicitó por lo atinadas y acompañó el gesto palmeándole el hombro.
“Hoy es un día de luto en Turquía, en La Habana, en Mongolia, en La Paz, en todo el mundo”, sostuvo ayer el dirigente del Partido de la Liberación, Sergio Ortiz, al reflexionar sobre el alcance universal de la imagen de Fidel Castro. Los herederos de su legado, afirmó, son los militantes del Partido Comunista Cubano pero sobre todo la generación más joven de militantes.
Desde Buenos Aires, donde se encuentra participando de una jornada de solidaridad argentino-cubana programada hace varios meses, Sergio Ortiz habló ayer por la mañana con Radio Noticias y consideró que el legado político e ideológico de Fidel Castro quedará en manos de “los 11 millones de cubanos, descontando esa minoría que estará festejando en Miami, y de los pueblos de todo el mundo, sobre todo Latinoamérica y el Caribe, que eran su patria chica”. Los herederos directos “son los militantes del Partido Comunista Cubano, que este año hizo su séptimo congreso”, señaló.
La muerte de Fidel y las nuevas reglas impuestas por su hermano Raúl -actual presidente de Cuba-, acelerarán un recambio generacional que se intensificará de aquí a 2018, cuando deben renovarse las principales estructuras dirigenciales de esa nación.
“Esto precipita una realidad y es que la vieja generación está desapareciendo, extinguiéndose, por razones físicas. Por suerte creo que detrás de Raúl hay toda una generación de gente, como (Miguel Mario) Díaz-Canel, el vicepresidente que es un hombre cincuentón con mucho hilo en el carretel, y muchos jóvenes que son los niños que cuando hacen el jardín de infantes su saludo pionero dice “Seremos como el Che”.
“En esa generación hay muchos herederos”, reiteró el militante argentino.
Ortiz consideró que Castro “no deja solo una herencia marxista sino también una herencia humanista, anti-impierlista, democrática y popular, mucho más amplia que los márgenes marxistas; en ese sentido creo que es un patrimonio de la humanidad que se va”. Por ello evaluó su desaparición será lamentada “por mucha gente de toda la militancia política” e incluso de distintas confesiones religiosas y otras concepciones. En los últimos años, su pensamiento se volcó mucho hacia la ecología, y en ese aspecto Ortiz recordó aquella frase con la que intervino en la Cumbre de Río: “Cambiamos o la especie humana va a desaparecer”.
“Fue un hombre versátil, que empezó con las armas del derecho, siguió con las armas armas, con la guerrilla y con la política; un hombre preocupado por la cultura, por eso hizo de Cuba una potencia cultural y educacional; terminó siendo un estadista de los grandes, de esos que lamentablemente no reciben el Premio Nóbel de la Paz que recibió (el presidente de los Estados Unidos, Barack) Obama”.

Dos oportunidades.
En la entrevista con Radio Noticias, Ortiz relató que en dos oportunidades estuvo frente a frente con Fidel Castro. La más importante fue la de 1991, cuando pudo hablar con él e intercambiar opiniones. Fue en el contexto de un encuentro sindical latinoamericano contra el neoliberalismo que se desarrolló en el Palacio de la Revolución y que contó con la presencia de dirigentes de toda la región.
“Primero nos dirigió un discurso a todos, que nos llegó al corazón”, rememoró. “Era el inicio del período especial de Cuba porque faltaba de todo. Nos dijo que los cubanos iban a hacer sus asambleas a la luz de la luna porque no tenían petróleo, y que iban a arar sus campos con los bueyes, porque tenían tractores ni combustibles”.
Después los visitantes fueron invitados a pasar a unos salones y allí fue que el argentino tuvo oportunidad de departir con el líder cubano. “Primero le conté que en mi país, era el año 1991 con el gobierno de Menem y Cavallo, había gente que vendía un riñón para poder comer. ‘Oye, chico, ¿dónde es eso?’, me preguntó, y yo le dije que en Córdoba. ‘Pero qué cosas que tiene el capitalismo”, señaló.
Después hablaron del Che Guevara y tras ello Ortiz le hizo notar su admiración por la versatilidad de los dirigentes cubanos para estar donde el momento los necesitara. Esto a cuento de que había visto a Fidel unos días antes aconsejando a unos agricultores cómo se debía sembrar la batata, mientras recordaba las imágenes del intento revolucionario en Angola.
“Le dije que eso mostraba una dirigencia que estaba donde tenía que estar de acuerdo a cada momento, y él me dijo ‘Qué observación tan interesante que tuviste, chico’, y me palmeó el hombro”.
“Hoy ese hombro está dolorido”, confesó el militante argentino para dar cuenta de su tristeza por la pérdida del líder de la revolución cubana.

“Continuar con la lucha”.
“Como todo cubano y revolucionario, y como la gran mayoría de nuestro pueblo y de los millones de amigos de Cuba en el mundo, estamos dolidos y consternados por la noticia”, confesó ayer el militante Fernando González, uno de los cinco cubanos que estuvo preso durante 16 años en Estados Unidos. González viajó a nuestro país para participar de una serie de actividades de solidaridad con su país, cuando se encontró con el fallecimiento. “El mejor homenaje que podemos hacerle es continuar con el trabajo y la lucha, y eso es lo que pretendemos”, dijo.
“Yo creo que Fidel ha sido un comandante en jefe, invicto, victorioso, que nos ha conducido a los cubanos a la victoria y que nos ha enseñado a resistir y a vencer, y de esa manera creo que debemos continuar”, sostuvo el ex detenido en declaraciones que ayer por la mañana realizó a Radio Noticias desde Buenos Aires, donde está participando de una actividad bilateral.
-¿Qué estima uted que va suceder cuando Donald Trump asuma como presidente de Estados Unidos?
-No me atrevo a hacer un vaticinio de qué va a suceder. En EEUU no se trata de presidencia sino de sistemas. Lo que tendremos que hacer será para mantener nuestra independencia y nuestra soberanía, no importa quien esté del lado de allá.
“Estamos convencidos que no importa cuáles sean las dificultades, seguiremos en la senda victoriosa de la revolución”, sostuvo el dirigente cubano.

Compartir