Hoy leen la sentencia contra Salinas

Al mediodía se conocerá la sentencia del jurado de enjuiciamiento que juzga al fiscal general de General Pico, Carlos María Salinas, por mal desempeño e incumplimientos reiterados desde que asumió el cargo, hace casi tres años, y especialmente durante la búsqueda de Sofía Viale, la niña de 12 años que había desaparecido el 31 de agosto de 2012 y apareció muerta 66 días después.
Los testimonios de cuatro fiscales piquenses y de la fiscal sustituta que estuvo a cargo del caso Sofía, Noelia Affonso, fueron contundentes contra su jefe inmediato con relación a que incumplió sistemáticamente buena parte de las atribuciones y obligaciones que le fija la Ley Orgánica del Poder Judicial a los fiscales generales. Sin embargo, e imprevistamente, es un hecho que el jury se pronunciará en contra de la destitución de Salinas por tres votos a dos.
¿Quiénes estarían por la postura mayoritaria? El ministro del Superior Tribunal de Justicia, Tomás Mustapich, y las dos abogadas por la matrícula, Marianela Oriani y Lidia Ullán. Los diputados Silvia Larreta (PJ) y Martín Berhongaray (Frepam), en cambio, se inclinarán por la destitución. Un detalle: hoy, además del fallo, se conocerán los fundamentos de cada uno de esos votos ya que por ley los jurados tienen prohibido adherirse a la postura de un par sin dar a conocer sus propios fundamentos.
Sea cual sea el final del proceso, no cambiará nada. Salinas se jubilará -no lo hizo hasta ahora simplemente porque el Poder Ejecutivo le rechazó la renuncia- y dejará el Poder Judicial. Pero si no es destituido el jurado enviará un mensaje claro a la sociedad que ayer fue resumido, en pocas palabras, por una calificada fuente tribunalicia: "Si no echan a Salinas, nunca van a echar a nadie".
Salinas está siendo juzgado en ausencia. No se presentó al juicio oral y público aduciendo que existía un prejuzgamiento hacia su persona. Viendo el posible desenlace a su favor vale preguntarse: ¿la inasistencia fue genuina o se trató de una estrategia previendo un final favorable? Es excepcional que alguien -más un funcionario- decida no defenderse en un proceso en su contra y abandonarse a la suerte.

Argumentos.
El procurador subrogante, Guillermo Sancho, en su condición de fiscal, señaló que "existió un mal desempeño de funciones e incumplimientos de los deberes de manera reiterada y permanente, y desinterés por la causa de Sofía". El defensor oficial, Pablo De Biasi, al alegar por su continuidad en el cargo, hizo hincapié en un supuesto "principio de incongruencia" entre la denuncia original de once diputados del PJ contra Salinas (nueve vernistas y dos camporistas) y la acusación final de Sancho. ¿Qué dijo la defensa? Que los legisladores se refirieron exclusivamente al caso de la menor y que la fiscalía agregó luego la conducta del imputado desde que el 1 de marzo de 2011 se puso en marcha el nuevo Código Procesal Penal.
De ese argumento de De Biasi se agarraría la mayoría para salvar al fiscal general aunque sea falaz porque Sancho, en su acusación -que luego ratificó en el alegato- dejó bien en claro que las imputaciones de mal desempeño e incumplimientos de los deberes de funcionario iban más allá de qué hizo o dejó de hacer en los dos meses que Sofía estuvo desaparecida. Y Salinas lo sabía y pudo refutar esa acusación más allá que De Biasi -por una lógica estrategia defensiva- lo negara.
La ley 313 de Ley de Jurado de Enjuiciamiento indica en el artículo 22 las cinco causales de mal desempeño y, en los incisos segundo y tercero, habla de "incumplimiento reiterado de los deberes inherentes al cargo" e "incompetencia o negligencia reiterada, demostrada en el ejercicio del cargo". Por eso que la reiteración (de inconductas) es la clave del fallo.
Para la fiscalía existieron (no coordinó ni supervisó la tarea de los fiscales, no mantuvo reuniones periódicas con ellos, no dirigió a la policía en su función judicial, no impartió instrucciones generales, etc), para la defensa no y para tres jurados… tampoco.