“Hubo un error humano”

VIVONA VIAJABA EN AVION ACCIDENTADO

“Un error humano” produjo el accidente aéreo del pasado 27 de mayo, en el que resultó herido el empresario pampeano Sebastián Vivona y en el que murieron cinco personas y otras cuatro resultaron heridas.
La avioneta perteneciente al dueño de la empresa textil Kosiuko, Federico Bonomi, impactó en aguas del Río de la Plata, cerca de la ciudad uruguaya de Carmelo, y la caída se produjo por un “error humano”, reveló una fuente vinculada a los investigadores del país vecino.
Uno de los sobrevivientes fue Vivona (43), quien, luego de la caída del avión, fue hospitalizado en Uruguay. Días después, fue trasladado al Hospital Británico, en la ciudad de Buenos Aires, institución que abandonó el 6 de junio, para continuar la recuperación en su hogar.
“Cuando el avión cayó al agua los motores estaban encendidos, entró con potencia, no hubo una falla técnica”, aseguró al diario uruguayo El País una fuente vinculada a la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación de ese país, tras darse a conocer el informe final del siniestro.
El técnico consultado precisó que “un avión puede accidentarse por causas técnicas, que están descartadas, por la situación ambiental, que no incidió, o un error humano. Volar es una interacción entre hombre y máquina, si la máquina anduvo bien, falló el hombre”, resumió.